spot_img

334 Ya no somos esclavos sino hijos

Date:

Compártelo:

Textos bíblicos: Gálatas 4.1-7 

Cuando nosotros aceptamos a Dios en nuestro corazón adquirimos un nuevo nombre y como una nueva cédula, que nos da muchos beneficios, pero también responsabilidades, pasamos a ser hijos e hijas de Dios. Aprendamos lo que nos dice Gálatas 4 sobre esta nueva posición. 

Escúchalo y responde esta pregunta:
¿Qué es lo que más disfrutas de ser hija o hijo de Dios?

Mientras escuchas, puedes seguir esta lectura con el libro «Siempre conmigo 365»

.

━ Popular

185 Juan el bautista en el desierto

¿Recuerdas a Juan, el primo de Jesús? Él había sido elegido por Dios para ser su profeta. Y él no tenía pelos en la lengua para cuestionar.

Vida de prisionero

Cuando un hombre o una mujer decide creer en Jesús y recibe el regalo de la vida eterna, la Biblia asegura que se convierte en alguien nuevo.

Traducción y teología II — Parte 3

Análisis contextual de «tsedeq» en la RVR (español) y la KJV (inglés) Sugerencias preliminares Comenzaré afirmando una vez más que toda traducción es interpretación. Para que...

362 Dios salvará a su pueblo

Dios finalmente traerá paz a todo el mundo, y cuando decimos a todo el mundo, nos referimos a cada país, cada pueblo, en cada idioma.

32 El sueño del faraón

Así como José en su adolescencia había tenido un sueño muy extraño, ahora era Faraón, el líder de Egipto, quien tenía un sueño muy extraño.
Artículo anterior333 Demos con alegría
Artículo siguiente335 La nueva vida en Cristo