Vive La Biblia, Siempre Conmigo

334 Ya no somos esclavos sino hijos

Textos bíblicos: Gálatas 4.1-7 

Cuando nosotros aceptamos a Dios en nuestro corazón adquirimos un nuevo nombre y como una nueva cédula, que nos da muchos beneficios, pero también responsabilidades, pasamos a ser hijos e hijas de Dios. Aprendamos lo que nos dice Gálatas 4 sobre esta nueva posición. 

Escúchalo y responde esta pregunta:
¿Qué es lo que más disfrutas de ser hija o hijo de Dios?

Mientras escuchas, puedes seguir esta lectura con el libro «Siempre conmigo 365»

Scroll al inicio