spot_img

A medias…

Compártelo:

¡Qué triste es hacer las cosas a medias, sin compromiso ni dedicación! 

Imaginemos cuál sería nuestra reacción si comiéramos un platillo que no ha terminado de cocinarse. O qué pensaríamos si nos regalaran un libro al que el autor nunca le hubiera escrito el final. Y qué decir si nos compráramos una chaqueta a la que no le hubieran cosido una de las mangas. ¡Qué haríamos con un disco con canciones que se acaban tras la primera estrofa! 

El concepto está clarísimo: ¡a nadie le gusta aquello que ha sido hecho a medias! 

«Yo conozco tus obras, que ni eres frío ni caliente. ¡Ojalá fueses frío o caliente!»

(Apocalipsis 3.15) 

Lo mismo ocurre con la fe y la confianza en Jesús. La Biblia está llena de referencias que hablan acerca de esta realidad y motivan a los seres humanos a entregarle el espíritu, el alma y el cuerpo a Dios, sin reservas ni condiciones. 

Sería ridículo cantar los domingos en la iglesia, pero pasar la semana quejándose. Sería tonto decir maravillosas palabras acerca del amor, pero no ofrecerle ayuda a quien esté necesitado. Sería trágico memorizar un gran número de conceptos religiosos, pero nunca comprometerse de veras con Jesús. 

Leer la Biblia, hablar con Dios en oración e intentar hacerle caso en todo son las claves para evitar la mediocridad espiritual y lograr una vida plena, llena de amor, paz y bendición.

¡Confiemos en Jesús y entreguémosle todo lo que somos, tenemos y anhelamos alcanzar! 

¿Más artículos? Haz clic aquí

.

━ Popular

La Biblia como literatura – Parte 2

La literatura no se define en sí misma sino en un contexto socio-cultural. Son las convenciones de ciertas clases o grupos sociales, a través de sus instituciones, las que establecen en cada cultura, y aun en cada período histórico, lo que cuenta como texto literario.

Comunicación

¡Aprendamos a comunicarnos efectivamente con los demás! ¡Celebremos cada oportunidad para crecer en nuestra relación con Dios!

Manos que construyen

«Extendí mis manos a ti, mi alma a ti como la tierra sedienta.» (Salmos 143.6) Estaban allí cuando comenzó la historia de la humanidad. Adán...

¡Ha nacido el Salvador!

No quedaba otra alternativa: un pequeño y sencillo establo. En ese rincón del mundo María y José tendrían el enorme privilegio de recibir en sus brazos ¡al Salvador del mundo!

Dios enjugará nuestras lágrimas

Julieta comenzó a llorar desconsoladamente. Nadie sabía por qué, pero la imagen era tan triste y dolorosa que sus compañeras no pudieron quedarse inmóviles. Se acercaron, la abrazaron y, luego de unos minutos, intentaron descubrir el motivo de su angustia.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí