spot_img

Busquemos el abrigo de Dios

Date:

Compártelo:

«El que habita al abrigo del Altísimo morará bajo la sombra del Omnipotente.» (Salmos 91.1)

Busquemos el abrigo de Dios
Imagen provista por Pixabay.com

Es interesante observar cómo las aves cuidan de sus crías. Durante todo el proceso anterior al nacimiento, las crías crecen dentro del huevo bajo el abrigo que les provee su madre.

Allí, en la seguridad del nido construido en las alturas, la madre se posa sobre los huevos para darles calor y extiende sus alas para brindarles abrigo. De esa manera, las avecillas disfrutan de un ambiente ideal y seguro para lograr un desarrollo pleno.

En varios pasajes, la Biblia utiliza esa misma imagen para hablar del cuidado que Dios nos da a quienes confiamos en él.

En la vida habrá ocasiones en las que experimentaremos el dolor, la soledad y la necesidad de que alguien nos comprenda y nos aliente a seguir. Un abrazo en el momento justo, una palabra de ánimo cuando las fuerzas se acaben, un consejo de amigo que nos ayude a tomar decisiones correctas, una felicitación cuando logremos el éxito, un consuelo cuando las cosas no funcionen como deseamos, ¡un abrigo cuando lleguen las tormentas de la vida!

Al creer en Jesús e invitarlo a nuestro corazón, podemos disfrutar del cuidado permanente de Dios en cada etapa y circunstancia de nuestra vida. Así como las aves cuidan de sus crías y no las abandonan, él estará con nosotros en todo momento para alentarnos, fortalecernos y ser nuestro abrigo protector.

Sumérgete: Aunque nos sintamos débiles y sin fuerzas, hablemos con Dios en oración y pidámosle que nos rodee entre sus brazos de amor y fortalezca nuestros corazones. ¡Sigamos hacia adelante confiando en él!

.

━ Popular

71 Espías en la noche

Gedeón iba a luchar con los madianitas, y en lugar de armas llevó cuernos de carnero para tocarlos como trompetas y vasijas de barro.

¿Cómo navegas en Internet?

Cada vez que visitemos un sitio o participemos de una comunidad virtual, tengamos cuidado de que nada dañe nuestra pureza, santidad y entusiasmo.

Dios es mi refugio

«Mi Dios, a ti elevo mi voz para pedirte ayuda; a ti elevo mi voz para pedirte compasión. Cuando me siento deprimido, a ti te hago saber.

¡Me equivoqué!

Una de las situaciones más complicadas que debemos enfrentar es decidir entre pedir perdón o aferrarnos a nuestro orgullo.

¡Sumémonos a la familia de la fe!

«Así que ya no sois extranjeros ni advenedizos, sino conciudadanos de los santos, y miembros de la familia de Dios.» (Efesios 2.19)   Cada persona tiene...
Artículo anterior¡Vivamos la vida!
Artículo siguiente¿Insignificantes?

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí