spot_img

Cada día un poco

Date:

Compártelo:

«Pero esforzaos vosotros, y no desfallezcan vuestras manos, pues hay recompensa para vuestra obra.» (2 Crónicas 15.7)

 

CADA DÍA UN POCO

Marcelo siempre recordará el consejo que le dio uno de sus profesores cuando comenzó a estudiar en la universidad: «Todos los días estudia un poco y así lograrás el éxito en cada examen. ¡Nunca dejes tus lecturas para último momento!»

¡Qué gran verdad! Porque todo lo que deseamos alcanzar en la vida tiene un precio.

Si queremos comprar algo, primero debemos juntar el dinero. Si deseamos aprender a tocar un instrumento, primero debemos buscar un buen maestro, seguir sus instrucciones y practicar muchas veces. Si anhelamos recibir un diploma, primero tendremos que cursar y aprobar cada una de las materias.

Algunas personas buscan fórmulas «mágicas» para lograr lo que desean. Creen en quienes prometen que tendrán un cuerpo estupendo sin hacer ejercicios, que desarrollarán su inteligencia sin estudiar, que saldrán de la pobreza sin trabajar ni ahorrar, que serán mejores cristianos sin orar ni leer la Biblia… ¡Tonterías!

Los sueños y las metas que nos proponemos siempre deben ir acompañados por la decisión de hacer nuestra parte cada día.

Por eso, la manera más efectiva para alcanzar lo que queremos sigue siendo la misma: no dejar para mañana lo que podemos hacer hoy, poner empeño en las tareas y hacer a diario lo que debamos para cumplir nuestros sueños.

¡Cada día un poco!

Sumérgete:  No les creamos a quienes nos digan que es posible triunfar sin hacer lo que haya que hacer. Como dijo alguien alguna vez: «El único lugar donde “éxito” está antes que “trabajo” es en el diccionario.»

Más artículos para crecer en la fe y conocimiento de la Biblia: haz clic aquí

.

━ Popular

¿Cuál es tu excusa para la aflicción?

Algunas personas viven tristes y se quejan todo el tiempo, como si solo les pasaran cosas malas. Cuando alguien se les acerca para animarlas, siempre encuentran una excusa para justificar su aflicción. ¡Prefieren vivir con amargura y no aceptan que nadie las ayude!

Música en la Biblia — Parte 2

Muchos eruditos están convencidos de que la palabra sumfonyah no es en realidad el nombre de un instrumento concreto, sino más bien que se refería al tocar juntos todos los instrumentos individuales mencionados antes. El término probablemente procede del significado griego «sonido que acompaña».

¿Cómo son tus convicciones?

«Respóndeme, Jehová, respóndeme, para que conozca este pueblo que tú, oh Jehová, eres el Dios, y que tú vuelves a ti el corazón de...

Después del noviazgo…

«Así que no son ya más dos, sino una sola carne; por tanto, lo que Dios juntó, no lo separe el hombre.» (Mateo 19.6) ¿Por...

Metas: la clave para alcanzar objetivos

«La esperanza que se demora es tormento del corazón; pero árbol de vida es el deseo cumplido.» (Proverbios 13.12) En un momento de su vida,...
Artículo anteriorSentimientos que encadenan
Artículo siguienteEl éxito verdadero

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí