spot_img

¿A qué temes?

Compártelo:

¿A qué temes?

Confía en Dios día y noche porque él nunca nos desamparará

Por Mercedes Eleine González

Siendo muy chica soñé que perdía a mi madre entre la multitud que se aglomeraba alrededor de mÍ hasta perderla de vista.

Ante mi desesperación desperté sobresaltada y llorando. Mi madre acudió asustada al escuchar mis gritos y me consoló abrazándome y dándome frases de aliento. Yo respiré aliviada porque todo había sido un mal sueño. Ella estaba a mi lado y nada malo me podría suceder.

Generalmente tenemos estos sueños cuando somos niños, porque vivimos con temor de perder a nuestros padres; ellos representan seguridad y protección. Saber que ambos están siempre al alcance de nuestras necesidades afectivas y espirituales es un consuelo que nos llena de fuerzas.

¿A qué temes?
Photo by Adrian Infernus on Unsplash

Al convertirnos en adultos, desde cierto punto de vista, ya no necesitamos protección paternal; ahora son otros los temores y los retos de la vida: ¿a quién acudir cuando el temor nos sobrecoge ante los vendavales cotidianos? La misma vida nos da herramientas para enfrentarla cotidianamente y estas herramientas vienen de Dios.

Los cristianos también sentimos miedo, porque es un reflejo natural que sentimos a cualquier edad, es la sensación de que algo inminentemente malo o peligroso nos acecha, y también es un arma poderosa que aprovecha Satanás para alterar nuestro comportamiento. El miedo causa mucho daño porque paraliza todo plan que Dios tiene para nosotros afectando la confianza que tenemos en él. El miedo es dañino porque nos impide hacer lo que debemos paralizando nuestras acciones como cristianos.

  • Dos versículos de la Biblia me dan consuelo en tiempos así.
    Pues no nos ha dado Dios espíritu de cobardía, sino de poder, de amor y de dominio propio (2 Timoteo 1:7).
    El Señor es mi luz y mi salvación, ¿a quién podría yo temer? (Salmos 27:1).
  • ¿Cómo vencer el miedo?
    Con fe
    Con oración

Confiemos plenamente en el Padre celestial porque nunca nos abandona en cualquier circunstancia que atravesemos. Si construimos nuestra fe sobre una sólida base de confianza en Dios, creyendo confiadamente en que cumplirá todas sus promesas, venceremos el temor, con fe y oración porque: Dios es nuestro amparo y fortaleza, nuestro pronto auxilio en todos los problemas. Por eso no tenemos ningún temor. Aunque la tierra se estremezca, y los montes se hundan en el fondo del mar (Salmos 46:1-2).

La oración es un arma poderosa del cristiano, que lo mantiene en comunicación directa con el Padre celestial. La oración es la conversación cotidiana que sostenemos con él, confiándole nuestras preocupaciones, quebrantos y todo lo que deseamos confesarle en secreto, porque solo él podrá darnos la solución a nuestros problemas. La respuesta de Dios vendrá de acuerdo con la relación que establecemos con él.

En la noche de la resurrección de Jesús, sus discípulos se encontraban reunidos, con las puertas cerrados por miedo a las autoridades judías. En su Evangelio, Juan nos cuenta que Jesús entró y se puso en medio de ellos y les dijo: «¡Paz a ustedes!». No se los dijo una sola vez, sino dos veces. Y el domingo siguiente les dijo lo mismo: «¡Paz a ustedes!» .

Orando en todo momento y confiando en Dios podremos vencer el temor a las cosas que nos acontecen. Cada vez que nos enfrenta el temor podemos clamar a Dios y, de la misma manera como lo hizo con los discípulos, Jesús nos dice: «¡Paz a ustedes!».

Más artículos para crecer en la fe y conocimiento de la Biblia: haz clic aquí

.

━ Popular

Historia de una Biblia

La vida de un creyente es valiosa, pero la Biblia hace que cada día de su vida esté llena de tesoros a través de la Biblia.

175 Vision del rollo que volaba

Los israelitas habían sido esclavos en varios países. Estaban lejos de su tierra y en varias ocasiones consideraron que Dios se había olvidado de ellos.

180 Nace Jesús

Imagínate que una mamá, días antes de dar a luz, tenga que viajar por varios días por una orden del gobierno. Fue lo que le sucedió a María y a José.

Una ilustre revisión — Parte 1

«No existe la traducción perfecta. Tampoco, la revisión perfecta de una traducción imperfecta». Por Plutarco Bonilla A. Algo de historia Hace ya cuatro centurias, vio la luz, en...

347 La fe de los antiguos

Muchas veces escuchamos que nos dicen: ¡ten fe! pero qué es la fe?

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí