spot_img

¿Cómo fortalece tu fe la lectura de las Escrituras?

Date:

Compártelo:

Un estudio de palabras sobre la fe bíblica

Por Rosalie J. Karjala

Leyendo todo Hebreos 11, el famoso capítulo de la «fe», me sorprende el versículo 6: «Pero no es posible agradar a Dios sin tener fe». Ahora esa afirmación me para en seco. Si la fe es tan importante para Dios, debería ser importante para mí. ¿Es la fe algo más que una vaga esperanza de que las cosas saldrán bien? ¿Es diferente a la «confianza»?

La palabra «fe», como la usamos comúnmente, tiene más que ver con la ilusión que con la certeza. Solo piensa en la expresión, «Tengo toda la fe del mundo». ¿Cuántas veces hemos escuchado eso? Aquí hay optimismo esperanzador, un salto a la oscuridad, la ilusión de que mi equipo preferido gane el campeonato mundial, que mi condominio se venderá rápidamente, que mi cachorro será transformado por la escuela de obediencia.

La fe bíblica está hecha de cosas más fuertes.

¿Qué pasaría si tuviera que someter la palabra «fe» a un estudio de palabras, buscando el contexto de las Escrituras?

Lo que dice la Biblia acerca de la fe

Mi estudio de palabras me envía a la sección que comienza con Hebreos 11:8, que repite la frase, «Por fe, Abraham…» ¿Cómo caminó Abraham en fe? Puedo ver que cada vez que Dios habló, Abraham creyó y actuó de acuerdo a esas palabras. Vuelvo a Génesis 12, donde Abraham se encuentra con Dios por primera vez. Por lo que sabemos, Abraham no tuvo una experiencia previa con Dios, sin embargo, Dios le habló y le dio una manera clara de responder. La obediencia de Abraham basada en la fe en lo que Dios le dijo puso la palabra de Dios en acción. Hasta que Dios habló, Abraham no tenía base para la fe. La ilusión no lo haría el padre de muchas naciones. Escuchar a Dios y creer lo que escuchó, seguido de una obediencia activa, hizo que todo sucediera.

Ahora mi estudio me lleva a Romanos 4. ¿Quién hubiera pensado que Abraham aparece en tantos lugares de las Escrituras? Una lectura cuidadosa de Romanos 4 me permite igualar la palabra «fe» con «creer en Dios». Este pasaje parece confirmar que la fe bíblica debe comenzar con Dios hablando a nuestras vidas. Cuando respondemos y actuamos según lo que Dios nos ha hablado, el reino de Dios se extiende a través de nosotros. ¡Qué increíble privilegio!

 

¿Cómo fortalece tu fe la lectura de las Escrituras?

¿Necesitamos fe para leer la Biblia?

Entonces, ¿cómo funciona todo esto? Sabemos que Dios puede hablarnos a través de la Biblia. Pero podemos quedarnos preguntándonos cómo la fe puede activar nuestro tiempo en la Palabra de Dios. ¿Es posible leer la Biblia sin fe? ¿Es la fe un catalizador necesario en nuestra absorción de las Escrituras? ¿O deberíamos considerar la lectura de la Biblia como una disciplina más en nuestras vidas, una actividad como usar el hilo dental o tomar nuestras vitaminas, algo que debe hacerse simplemente porque es «bueno para nosotros»?

Imagina esto, por un momento:

Has pasado un día perfecto de otoño caminando por las Montañas Blancas, absorbiendo la belleza del color y la luz. Los senderos son alfombrados mágicamente en color carmesí y dorado. Es hora de ir a casa. Cansado y hambriento, decides tomar un atajo por la ladera de la montaña. Al esforzarte a través de la maleza, seguro de tu dirección, observas que el aire se está enfriando y el cielo se está oscureciendo. De repente, llega la niebla. En cuestión de minutos, apenas puedes ver tu mano frente a tu cara. Te das cuenta de que estás sobre roca desnuda ahora, y está resbaladizo por la formación de hielo. Apenas puedes distinguir el borde de un precipicio frente a ti mientras cae la oscuridad. Ahora todo es negro. Fácilmente, podrías morir congelado antes de la mañana.
Debes hacer algo. Tal vez si te cuelgas y caes, aterrizarás en otra cornisa más abajo, más cálida y más protegida. Podrías hacer un salto ciego hacia la oscuridad y solo esperar.

Ahora imagina esto:

Estás en la misma situación, cuando de la oscuridad sale una voz: «No puedes verme, pero sé exactamente dónde estás por tu voz. Yo estoy en una cresta cercana. He vivido en estas montañas durante muchos años, y conozco cada metro de ellas. Hay una cornisa a un metro y medio debajo de ti. Si te cuelgas y te dejas caer, puedes pasar la noche ahí y te encontraré por la mañana».
¿Cuál es la diferencia?

Fortaleciendo la fe a través de las Escrituras

Cuando nos sentimos perdidos, sin esperanza, sin opciones, ¿estamos atrapados con nuestros propios recursos, saltando a ciegas a la oscuridad del futuro, con los dedos cruzados, esperando que todo vaya bien? ¿O puede el Dios de Abraham hablar a nuestras vidas?
¿Somos realmente diferentes de Abraham? Se le llama «el padre de todos los que creen», y eso nos incluye a nosotros. Cuando abrimos la Biblia, podemos esperar que suceda algo maravilloso. Dios puede realmente hablarnos a través de sus páginas. La Palabra de Dios tiene «vida y poder», como nos asegura Hebreos 4:12. Podemos recibir consuelo personal, dirección y motivación para nuestro viaje con nuestro Señor. Él nos da una base para una fe genuina, basada en lo que Dios nos ha dicho. ¡La fe puede ser tan práctica!

Qué asombroso privilegio tenemos que acudir al Padre, abrir las páginas de la Palabra y esperar que las respuestas de Dios satisfagan nuestras necesidades. ¿Realmente Dios nos hablará? Sí, Dios premia a los que lo buscan. Al acercarse con fe, la lectura de la Biblia ya no es un deber, sino un viaje gozoso hacia el corazón y la voluntad de Dios.

Originalmente publicado en inglés en el Engager’s Blog de American Bible Society el 5 de noviembre de 2018.

.

━ Popular

178 Un viaje al otro lado de las montañas

En el episodio de hoy escucharás la única historia en la Biblia en la que un bebé dentro de su mamá se entusiasmó al tener cerca a otro bebé.

Relatos de vocación — Parte 1

Pablo, llamado por la voluntad de Dios a ser apóstol de Cristo Jesús, saluda, junto con el hermano Sóstenes, a los que forman la...

185 Juan el bautista en el desierto

¿Recuerdas a Juan, el primo de Jesús? Él había sido elegido por Dios para ser su profeta. Y él no tenía pelos en la lengua para cuestionar.

Cena con el Señor

«Y tomó el pan y dio gracias, y lo partió y les dio, diciendo: Esto es mi cuerpo, que por vosotros es dado; haced...

229 Los discípulos arrancan espigas en sábado

En el tiempo de Jesús, el sábado era un día separado para descansar y no se podían realizar algunas actividades.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí