spot_img

¡Conéctate con tu Creador!

Date:

Compártelo:

«Yo soy la vid, vosotros los pámpanos; el que permanece en mí, y yo en él, éste lleva mucho fruto; porque separados de mí nada podéis hacer.» (Juan 15.5)

¡Conéctate con tu Creador!
Imagen provista por unsplash.com/@benwhitephotography

«Por favor, necesito que venga ya mismo a ayudarme.» Apenas colgó el teléfono, Pablo cargó en su maletín los elementos necesarios y salió rumbo al lugar desde donde lo habían llamado.

«Toqué todos los botones, pero la computadora no responde», dijo en tono desesperado el cliente que lo había llamado. Y agregó: «Creo que entró un virus y destruyó el sistema operativo… ¡ayúdeme por favor!»

Cuando comenzó a revisar el artefacto, Pablo descubrió de inmediato dónde estaba el problema: alguien había desconectado accidentalmente el cable de la electricidad. ¡Tantos nervios, preocupación y tiempo perdido para comprobar que la solución era volver a conectar un simple cable!

Aunque esta es una simpática anécdota, debemos admitir que a veces pasa lo mismo entre los seres humanos y Dios: tratamos de resolver los problemas, calmar las ansiedades y enfrentar los retos como si pudiéramos lograr el éxito por nuestra cuenta. Sin embargo, tarde o temprano descubriremos que para funcionar correctamente debemos estar conectados a la fuente.

Sería ridículo intentar que funcione una computadora sin enchufarla a la corriente eléctrica o sin utilizar una batería cargada. ¡Qué absurdo es querer que nuestra vida funcione sin conectarnos a nuestro creador!

Sumérgete: ¿Cuánto tiempo vamos a esperar para recurrir a Dios en busca de su ayuda? ¡Conectémonos a él y tendremos la energía suficiente para desarrollar nuestra vida al máximo!

.

━ Popular

290 Los discípulos ven a Jesús

Los discípulos habían seguido a Jesús por años, y en varias ocasiones lo escucharon decir que iba a morir. También les dijo que al tercer día resucitaría.

Jerónimo, ese gran traductor

Jerónimo trabajó duro para convertirse en el gran traductor de la Biblia que conocemos hoy. La Vulgata latina fue su obra cumbre.

Todo lo lícito, ¿conviene?

«Todas las cosas me son lícitas, mas no todas convienen; todas las cosas me son lícitas, mas yo no me dejaré dominar de ninguna.»...

Exégesis y proclamación del AT para la Iglesia — Parte 1

Presupuestos teológicos y hermenéuticos «...así también la palabra que sale de mis labios no vuelve a mí sin producir efecto, sino que hace lo que...

60 Escoger entre la vida y la muerte

Hay elecciones que tenemos en la vida que pueden traer consecuencias positivas y favorables durante años o provocar dolor y tristeza.
Artículo anteriorUna iglesia… ¿dividida?
Artículo siguiente¿Cómo debemos orar?

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí