¿COPIA?

¡Somos diferentes e irrepetibles!

«Y creó Dios al hombre a su imagen, a imagen de Dios lo creó.» (Génesis 1.27a)

Dios nos creó como personas originales. El color de nuestros ojos, la forma del pelo, nuestra estatura, ¡todo fue pensado por nuestro Creador! ¡No somos una casualidad! Incluso los hermanos gemelos, por más parecidos que sean siempre habrá una manera de distinguirlos.

¡Pensémoslo! Ningún ser humano en toda la historia se pareció ni se parecerá a nosotros. ¡Porque Dios nos formó como personas únicas y especiales!

¿COPIA?

Tenemos nuestros propios gustos, deseos, pasiones, anhelos y sueños. Sabemos qué cosas nos enojan y cuáles nos dan alegría. Conocemos nuestras tentaciones y debilidades, nuestros proyectos y planes, problemas y éxitos. ¡Día tras día disfrutamos la oportunidad de vivir!

Esas películas que muestran un futuro en el que todos los seres humanos seremos iguales son pura ciencia ficción. Porque podremos parecernos por fuera, en nuestra apariencia, pero cada uno de nosotros siempre será un ser individual.

Entonces, ¿por qué a veces pensamos que debemos ser como otra persona? ¿Por qué nos lamentamos y pensamos que nuestra vida sería mejor si fuésemos como aquel amigo o aquella estrella de la música? ¿Por qué intentamos copiar lo que dicen o hacen los demás cuando en realidad no estamos de acuerdo con eso?

Por supuesto que es muy bueno tratar de aprender e imitar los buenos ejemplos. Pero recordemos siempre que Dios nos formó como seres originales. ¡No vivamos como una copia!

Sumérgete:

En el mundo viven alrededor de seis mil millones de personas. Y cada una tiene sus propias características que la hacen un ser único. ¡Disfrutemos la maravilla de ser diferentes e irrepetibles!

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *