spot_img

¡Jesucristo es el mismo ayer, hoy y siempre!

Compártelo:

«Jesucristo es el mismo ayer, y hoy, y por los siglos.» (Hebreos 13.8)

¡Jesucristo es el mismo ayer, hoy y siempre!
Imagen provista pixabay.com/

¡Jesucristo nunca cambia! Es el mismo, aunque algunos intenten distorsionar su imagen, a pesar de la gente que falla todo el tiempo, aunque muchos lo quieran esconder, negar, callar, disfrazar y utilizar.

  • Es el mismo que denunció a los legalistas de su época, se animó a confrontar a los poderosos, tocó a los intocables, dialogó con los marginados, trastocó el sistema de valores de su realidad social y nos mostró el camino a seguir.
  • Es el mismo que les dio vida a muchos muertos físicos y también a miles de muertos espirituales. El mismo que hace dos mil años transitó las polvorientas calles de Galilea y hoy también camina a nuestro lado. El mismo que murió en la cruz por nuestros pecados y al tercer día resucitó de entre los muertos.
  • Es el mismo que no dudó en perdonar a quienes lo ofendieron, que «hizo suyos nuestros pecados, y por eso murió en la cruz» (1 Pedro 2.24).
  • Es el mismo que tiene las mejores noticias para nuestra vida: Que Dios, en su gran amor, lo envió a él para que tuviéramos la oportunidad de conocerlo como Dios y salvador, recibir su amor y perdón, y entonces disfrutar del regalo de la vida eterna.

¡Nuestra vida puede cambiar si nos atrevemos a creer en Jesús! ¡Nuestra realidad puede ser distinta si nos animamos a dejar que él dirija nuestra vida!

Sumérgete: Si queremos conocer a Jesús, leamos la Biblia. En los evangelios encontraremos qué dijo y cuáles son sus enseñanzas para alcanzar una vida plena.

Más artículos para crecer en la fe y conocimiento de la Biblia: haz clic aquí

.

━ Popular

Recomendaciones para la lectura de la Biblia

Si bien hay muchos hábitos de santidad que debemos desarrollar a lo largo de nuestra vida, la lectura diaria y metódica de la Biblia...

299 Todas las cosas eran de todos

El Señor seguía haciendo que su pueblo crea en él y sean salvos, las personas estaban llenas del Espíritu Santo y daban todo lo que tenían.

Dios nos espera como Padre amoroso

Nuestro Padre nunca nos abandona«Me levantaré e iré a mi padre, y le diré: Padre, he pecado contra el cielo y contra ti.» (Lucas 15.18)

La fidelidad ¡Qué gran virtud!

«Porque os celo con celo de Dios; pues os he desposado con un solo esposo, para presentaros como una virgen pura a Cristo.» (2...

45 Perdóname, Señor

45 Perdóname, Señor
Artículo anterior
Artículo siguiente

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí