spot_img

Cuida los gestos que usas al comunicarte

Date:

Compártelo:

«Cada uno de nosotros agrade a su prójimo en lo que es bueno, para edificación.» (Romanos 15.2)

 

Cuida los gestos que usas al comunicarte
Imagen provista pro pixabay.com

Ya sea mediante las manos o las muecas del rostro, la mayoría de la gente utiliza gestos al comunicarse con los demás.

Algunas culturas son muy efusivas cuando expresan sus ideas y sentimientos. ¡Como si las personas estuvieran contentísimas o muy enojadas todo el tiempo! Levantan los brazos, mueven sus manos y acompañan cada palabra con movimientos exagerados.

Otras, en cambio, son tan tranquilas, que al escuchar sus conversaciones uno podría preguntarse dónde han quedado las emociones. ¡Todo parece monótono y sin vida! Pero aunque todo sea más sutil, allí también gesticulan a la hora de comunicarse.

La alegría, el enojo, la pasión, el fastidio, la paciencia, el cansancio, las urgencias, los insultos, el consuelo, los deseos de revancha, el amor y tantísimas experiencias más suelen tener su propia gesticulación. Es un hecho comprobado: desde un acto tan simple como saludar a un compañero en la escuela hasta un hecho cotidiano como pedir la cuenta en un restaurante, cada acción humana va acompañada de gestos, señas y movimientos corporales.

¿Qué elementos utilizamos en nuestra comunicación con los demás?

Que todo lo que decimos esté siempre guiado por nuestro amor a Dios y a quienes nos rodean. ¡Con nuestras palabras pero también con nuestros gestos!

Sumérgete: Controlemos nuestras expresiones en todo momento, pero de manera especial cuando estemos en situaciones que no presionen y tengan la capacidad de hacernos enojar. Pidámosle a Dios que nos ayude a tener paciencia y nunca utilicemos la boca ni el cuerpo para insultar a la gente.

.

━ Popular

67 La mujer sabia bajo la palmera

Muchos se olvidaron de Dios, sin embargo, a penas lo volvieron a buscar, Dios contestó a través de una mujer. Hoy escucharemos sobre Sísara, Débora y Barac.

356 Jesucristo, nuestro defensor

A Dios no le gusta que pequemos, sin embargo, sabe que lo hacemos y por eso envió a Jesús, para que podamos ser perdonados.

Después del noviazgo…

«Así que no son ya más dos, sino una sola carne; por tanto, lo que Dios juntó, no lo separe el hombre.» (Mateo 19.6)

Evaluando nuestra vida espiritual

No hay crecimiento constante y fruto, como ciudadanos del reino, si no nos proponemos aceptar la corrección y guía del Espíritu Santo.

Dios es mi refugio

«Mi Dios, a ti elevo mi voz para pedirte ayuda; a ti elevo mi voz para pedirte compasión. Cuando me siento deprimido, a ti te hago saber.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí