spot_img

Dame, Señor

Compártelo:

Casi comienzo con vergüenza, porque es tanto lo que me has dado que no me atrevo a pedir más, pero mi osadía, Señor, descansa en tu abundante misericordia.

Dame Señor
Photo by Diana Simumpande on Unsplash

 

Por Carmelo B. Terranova

  • Dame, Señor, un corazón gradecido. Hay mucha ingratitud en el mundo y también la hay en tu pueblo. Dame, Señor, gratitud, aun cuando no sea por el hecho de escuchar mis oraciones y tener paciencia con mis debilidades.
  • Dame, Señor, una sonrisa permanente en los labios, aun cuando haya lágrimas en el corazón. Permite, Señor, que guarde en un rincón del corazón las cosas que me apenan y muestre en mi rostro el gozo del Espíritu Santo. Hazme espiritual en las sonrisas y en las miradas dulces.
  • Dame, Señor, un verdadero amor por las almas que se pierden. A veces me parece que el cielo será menos dulce cuando sepa que por mi indiferencia muchos que estuvieron al alcance de mi testimonio están en la eterna condenación. Dame ese amor desde ahora.
  • Dame, Señor, una tierna relación con la iglesia donde me has puesto. No porque todo me guste ni que yo guste a todos, sino porque tú estás en ella; y tú sí que me gustas. Hazme de bendición para todos mis hermanos.
  • Dame, Señor, finalmente, un verdadero repudio al pecado, verdadero rechazo al mundo y sus tentaciones, y una clara autoridad para reprender a Satanás y glorificar a JESUCRISTO.
  • Amado Señor, comencé con vergüenza, pero termino con regocijo. Dame todo esto porque yo lo necesito y tú me lo quieres dar.

 

.

━ Popular

Dios escucha tu grito

Dios escucha nuestros gritos de victoria, auxilio, enojo y dolor! Si lo buscamos y se lo pedimos, promete respondernos con amor, ternura y pasión.

Fórmulas, listas y genealogías – Parte 2

La traducción de nombres y genealogías Tal como Braun lo ha observado correctamente, una gran dificultad en la interpretación y traducción de nombres en listas...

¿Cómo mantener el fuego encendido?

Mariano y Guillermo pensaban que sería fácil encender los carbones, pero al parecer el asunto no era tan sencillo. Como habían dicho que sabían hacerlo, ambos fueron designados para preparar el fuego y cocinar algunas hamburguesas durante ese día de campo. Sin embargo la espera hacía que los demás comenzaran a impacientarse.

10 Dios nos da paz

10 Dios nos da paz

67 La mujer sabia bajo la palmera

Muchos se olvidaron de Dios, sin embargo, a penas lo volvieron a buscar, Dios contestó a través de una mujer. Hoy escucharemos sobre Sísara, Débora y Barac.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí