spot_img

¿De quién depende tu felicidad?

Date:

Compártelo:

«Pues no habéis recibido el espíritu de esclavitud para estar otra vez en temor, sino que habéis recibido  el espíritu de adopción, por el cual clamamos: ¡Abba, Padre!» (Romanos 8.15)

¿De quién depende tu felicidad?
Imagen provista por unsplash.com/

¡Carolina estaba muy triste!

Días atrás había discutido con sus padres y, entre las cosas que le dijeron, hubo una que conmovió sus emociones. Su papá le había dicho que su nacimiento había sido por error, que no había sido deseada, y que jamás la quiso ni podría llegar a quererla.

¡Qué palabras tan hirientes!

Ahora Carolina comenzaba a entender por qué siempre su padre se había mostrado distante y falto de cariño. ¡La razón por la que su mamá lloraba tan a menudo!

No hubo arrepentimientos ni pedido de disculpas, sino que a partir de entonces la convivencia se transformó en un tormento. Carolina no tuvo otra opción: a las pocas semanas abandonó su casa y se fue a vivir con su tía materna.

No fue fácil evitar la depresión y seguir adelante. Pero luego de algún tiempo, con la ayuda de sus amigas, entendió que la felicidad de una persona no depende de lo que digan o hagan los demás, aunque se trate de los propios padres, sino del amor de Dios por cada ser humano.

Entonces, con mucho esfuerzo y decisión, Carolina logró perdonar a su papá, sanar su corazón y gozar de libertad emocional y espiritual.

¿Cuál es nuestra situación? ¡Permitamos que Dios nos ayude a ser libres para vivir y crecer en plenitud!

Sumérgete: La Biblia asegura que Dios nos ama tanto que, si se lo permitimos, nos adopta como hijos y se convierte así en nuestro padre. ¡Quiere ayudarnos a sanar todas las heridas de nuestro corazón para que podamos desarrollar una vida plena! ¿Qué haremos frente a un amor tan grande?

Más artículos para crecer en la fe y conocimiento de la Biblia: haz clic aquí

.

━ Popular

Pódcast: Los primeros serán los últimos – Mateo 20

La parábola de la viña nos confronta con una verdad: la recompensa de Dios no viene por lo que hacemos sino porque él es bueno. Loida Ortiz, junto al Dr. Alfredo Tépox, experto en traducción bíblica, analizan y brindan detalles sobre esta y otras enseñanzas.

253 Dejen que los niños vengan a mí

Durante muchos años, los niños y las niñas han sido vistos como personas sin voz; y antes pasaba muchísimo más.

101 David se convierte en asesino

David hizo algo para esconder un error que había cometido y así no tener problemas con Urías, sin embargo, Dios estuvo viendo todo lo que pasaba.

Lección 5 – Proteger a la mujer violentada

https://youtu.be/JjPBg0eL3VI Esta lección tiene como propósito, promover la protección de las personas, en especial de las mujeres víctimas de violencia. Este libro titulado “ Valoración de...

122 Amam es enviado a la horca

En ciertas ocasiones hacemos planes para causar daño a otros, sin imaginar que esos planes se revertirán, haciéndonos daño. 
Artículo anteriorVivir encadenado
Artículo siguiente¡Dios proveerá!

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí