spot_img

Demos por amor, no por apariencias

Compártelo:

«Porque todos han echado de lo que les sobra; pero ésta, de su pobreza echó todo lo que tenía, todo su sustento.» (Marcos 12.44)

Demos por amor, no por apariencias
Imagen provista por unsplash.com/@mrthetrain

Esos hombres eran muy importantes: su ropa, los anillos que tenían en cada mano, la gente que los rodeaba abanicándolos para que no sufrieran el calor del mediodía. ¡Un verdadero espectáculo de riqueza y ostentación!

Se acercaban hasta allí en el momento más transitado, cuando la multitud de mercaderes y viajeros abarrotaba el lugar. ¡Querían que todos vieran lo que estaban a punto de hacer! Les bastaba hacer una señal con la mano para que un sirviente les trajera una bolsa repleta de monedas. Entonces desataban el lazo y volcaban el dinero en el sitio de las ofrendas. Todos escuchaban el sonido y se detenían para ver lo que pasaba.

Detrás de ellos, de pronto, apareció la pequeña figura de una anciana. Era una viuda: su esposo había fallecido y ahora vivía en soledad, sin mayores recursos que sus humildes manos y la ayuda que recibía de los demás. Sin embargo ella también quería ofrendarle a Dios su dinero. Por eso sacó una moneda de su bolsa y la depositó en el lugar.

Cuando Jesús observó eso, detuvo a sus discípulos y les dijo algo así: «Los demás dieron sobras y lo hicieron para llamar la atención. ¡Pero esta mujer dio con sencillez todo lo que tenía para vivir durante el mes!»

La enseñanza es muy clara: a Dios no le interesan las cantidades sino el corazón, la actitud con que ofrendamos nuestro dinero, nuestro tiempo, los talentos y todo lo que él nos permite tener.

Sumérgete: Cuando ayudemos a los demás y demos la ofrenda en la iglesia, tratemos de que solo Dios sepa lo que hemos hecho. ¡Así nos aseguraremos de que lo hacemos de corazón, por amor y no para que la gente nos vea!

Más artículos para crecer en la fe y conocimiento de la Biblia: haz clic aquí

.

━ Popular

Exégesis del Nuevo Testamento — Parte 1

Introducción: En este ensayo utilizaremos el texto de Lucas 7.36-50 —la historia de una mujer pecadora que unge los pies de Jesús— para ilustrar un método de interpretar el NT.

Guillermo Carey – El padre de las misiones modernas

Recién ordenado como ministro, Guillermo Carey participaba de la Conferencia Bautista para líderes a finales del 1700.

Lección 5 – Proteger a la mujer violentada

https://youtu.be/JjPBg0eL3VI Esta lección tiene como propósito, promover la protección de las personas, en especial de las mujeres víctimas de violencia. Este libro titulado “ Valoración de...

¿Blanco y negro?

La discriminación no debe tener cabida en el mundo, a pesar de ellos es uno de sus grandes problemas. ¡No le demos cabida! Todos somos diferentes.

¿Con quién compartes tus sueños?

Todos nosotros tenemos sueños y proyectos para el futuro. Deseamos triunfar en la vida. Y eso está muy bien. Pero no nos apresuremos a contárselos a todo el mundo. Busquemos el consejo de los prudentes.
Artículo anterior
Artículo siguiente

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí