Desigualdad

Desigualdad

«Para que seáis hijos de vuestro Padre que está en los cielos, que hace salir su sol sobre malos y buenos, y que hace llover sobre justos e injustos.» (Mateo 5.45)

Desigualdad
Imagen provista por pixabay.com/es/users/useche70-11527325/

¡Es increíble que todavía haya desigualdad en el mundo! ¡Si todos los seres humanos hemos sido creados por Dios! ¡Si cada persona es tan valiosa para él que ha dado a Jesús como el camino de salvación!

Sin embargo, lamentablemente todavía existen muchos tipos de desigualdades alrededor del mundo, entre ellos:

  • La desigualdad financiera, que hace que muchísima gente permanezca en la pobreza y no tenga lo necesario para vivir con dignidad.
  • La desigualdad racial, que discrimina a los seres humanos por el color de la piel o la nacionalidad.
  • La desigualdad de oportunidades laborales, que deja sin trabajo a las personas que no logran cumplir determinados requisitos que usualmente no tienen nada que ver con el empleo ofrecido.
  • La desigualdad de género, que considera a las mujeres como seres inferiores a los hombres.

Los cristianos, por el contrario, seguimos el ejemplo de Jesús y tratamos a todos por igual. No hacemos ninguna distinción ni permitimos que se promuevan leyes o maneras de vivir contrarias a la realidad de un Dios que ama a todos y desea bendecir a quienes confían en él.

Por eso, al crecer y desarrollarnos como personas, nunca olvidemos tratar a nuestros semejantes con el afecto que proviene de un corazón que conoce el amor, el perdón y la paz que solo nuestro Creador puede ofrecer.

Sumérgete: Hagamos nuestra parte para que la igualdad de condiciones sea una realidad en nuestro país.

Más artículos para crecer en la fe y conocimiento de la Biblia: haz clic aquí

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio