spot_img

Dios es nuestra columna de fuego que nos ilumina y nos guía

Compártelo:

«Y Jehová iba delante de ellos de día en una columna de nube para guiarlos por el camino, y de noche en una columna de fuego para alumbrarles, a fin de que anduviesen de día y de noche. Nunca se apartó de delante del pueblo la columna de nube de día, ni de noche la columna de fuego.» (Éxodo 13.21-22)

 

Dios es nuestra columna de fuego que nos ilumina y nos guía

Durante los años en que el pueblo de Israel dio vueltas por el desierto, gozó de la ayuda de Dios, quien siempre estuvo a su lado.

Cada día, cuando el sol salía con todo su esplendor y el calor se hacía insoportable, una nube cubría al pueblo para que no sufriera daño alguno. Por la noche, cuando la luna y las estrellas decoraban el cielo con su brillo, una columna de fuego rodeaba el campamento para que nadie padeciera el frío extremo que asolaba el desierto.

El fuego les daba a los israelitas tres beneficios importantes: luz, calor y compañía. De esa manera podían mantenerse alertas frente a cualquier peligro y no perecer a causa de las bajas temperaturas.

La presencia de Dios en la vida de cada uno de los seguidores de Jesús es igual a esa columna de fuego. Nos ayuda de tres maneras:

  1. Ilumina nuestra vida con la luz de la enseñanza bíblica, ayudándonos a conducir nuestra vida y a tomar decisiones correctas.
  2. Protege nuestro ser para que no nos desanimemos ni volvamos a ser esclavos de lo que desagrada a Dios.
  3. Acompaña cada uno de nuestros pasos para que no tropecemos, no caigamos en la tentación y podamos disfrutar su amor en cada momento.

Durante los años que Dios nos permita vivir, disfrutemos de su provisión y compañía. ¡Él siempre estará a nuestro lado!

Sumérgete:

Permitamos que Dios nos ayude y no nos apoyemos solo en nuestras propias ideas. Leamos la Biblia y busquemos su consejo en cada etapa de la vida.

«Y Jehová iba delante de ellos de día en una columna de nube para guiarlos por el camino, y de noche en una columna de fuego para alumbrarles, a fin de que anduviesen de día y de noche. Nunca se apartó de delante del pueblo la columna de nube de día, ni de noche la columna de fuego.» (Éxodo 13.21-22)

 

Dios es nuestra columna de fuego que nos ilumina y nos guía

Durante los años en que el pueblo de Israel dio vueltas por el desierto, gozó de la ayuda de Dios, quien siempre estuvo a su lado.

Cada día, cuando el sol salía con todo su esplendor y el calor se hacía insoportable, una nube cubría al pueblo para que no sufriera daño alguno. Por la noche, cuando la luna y las estrellas decoraban el cielo con su brillo, una columna de fuego rodeaba el campamento para que nadie padeciera el frío extremo que asolaba el desierto.

El fuego les daba a los israelitas tres beneficios importantes: luz, calor y compañía. De esa manera podían mantenerse alertas frente a cualquier peligro y no perecer a causa de las bajas temperaturas.

La presencia de Dios en la vida de cada uno de los seguidores de Jesús es igual a esa columna de fuego. Nos ayuda de tres maneras:

  1. Ilumina nuestra vida con la luz de la enseñanza bíblica, ayudándonos a conducir nuestra vida y a tomar decisiones correctas.
  2. Protege nuestro ser para que no nos desanimemos ni volvamos a ser esclavos de lo que desagrada a Dios.
  3. Acompaña cada uno de nuestros pasos para que no tropecemos, no caigamos en la tentación y podamos disfrutar su amor en cada momento.

Durante los años que Dios nos permita vivir, disfrutemos de su provisión y compañía. ¡Él siempre estará a nuestro lado!

Sumérgete:

Permitamos que Dios nos ayude y no nos apoyemos solo en nuestras propias ideas. Leamos la Biblia y busquemos su consejo en cada etapa de la vida.

Más artículos para crecer en la fe y conocimiento de la Biblia: haz clic aquí

.

━ Popular

03 ¡Cómo nos ama Dios!

03 ¡Cómo nos ama Dios!

Honrar al anciano: un mandato de Dios

Respetar quiere decir escuchar con atención, ser amables, acompañar a los mayores en sus necesidades, valorar sus consejos y aprender de sus historias de vida.

20 Tú eres mi Dios

20 Tú eres mi Dios

¡Cuidemos nuestro mundo!

El planeta Tierra, nuestro hogar, sufre las consecuencias del maltrato que le damos todos los días y en todas partes. ¿Cuál es nuestra parte en todo esto?

¿Te has «desconectado» de Dios?

Orad sin cesar.» (1 Tesalonicenses 5.17) En la época en que todavía muchas casas no tenían televisor, la gente hacía cosas muy graciosas con ese...

2 COMENTARIOS

  1. Muchas gracias por permitirme suscribirme a esta pagina de Vive La Biblia la cual me sera de mucha utilidad no solo para mi crecimiento espiritual, sino también para impartir su palabra viva y eficaz, Dios los bendiga grandemente.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí