spot_img

Dios no necesita nuestras migajas

Compártelo:

Dios no necesita nuestras migajas

«Y el rey dijo a Arauna: No, sino por precio te lo compraré; porque no ofreceré a Jehová mi Dios holocaustos que no me cuesten nada.» (2 Samuel 24.24a)

Nadie quiere cosas malas para su vida, ¿no es cierto? A todos nos gusta disfrutar al máximo y tener lo mejor que podamos conseguir. Esto se aplica a lo que compramos como así también a las relaciones, proyectos y tareas que emprendemos.

Ocurre lo mismo en nuestra relación con Dios. ¡Debemos darle lo mejor!

Algunas personas, sin embargo, tratan al Creador y le sirven con mucha mediocridad. Oran de vez en cuando, leen la Biblia solo cuando tienen ganas, asisten a la iglesia cada tanto, ofrendan poquísimo dinero (no porque les falte, sino porque no lo consideran importante), y cuando hacen algo para Dios, lo hacen a medias, justificándose con una frase popular entre los mediocres: «Dios entiende nuestras flaquezas, ¿por qué deberíamos esforzarnos más?»

¡Nada que ver con el verdadero cristianismo! ¡Esa actitud es una «caricatura» de lo que significa seguir a Jesús!

Las personas que confían de veras en Dios, reconocen la importancia de relacionarse con él, y por eso se esfuerzan día tras día por agradar a su Creador y darle siempre lo mejor. Dedican tiempo para orar, leen la Biblia cada día y hacen lo posible por servirle con excelencia. ¡Saben que Jesús dio todo en aquella cruz y por eso le retribuyen con amor, pasión y entrega en todo lo que realizan!

Que nuestra vida se caracterice siempre por dar lo mejor para Dios.

Sumérgete: Jamás practiquemos la mediocridad, y mucho menos en nuestra relación con Dios. ¡Ofrezcámosle siempre lo mejor de nosotros!

Más artículos para crecer en la fe y conocimiento de la Biblia: haz clic aquí

.

━ Popular

Nuestra responsabilidad como testigos

El peligro que nos acecha es la ausencia de un sentido de responsabilidad personal… es asumir que las cosas no dependen de nosotros… que no es imprescindible que actuemos.

La vida es una lucha continua

«Bendito sea Jehová, mi roca, quien adiestra mis manos para la batalla, y mis dedos para la guerra.» (Salmos 144.1) ¡La vida es una continua...

170 Dios es bueno

Cuando Dios perdonó a la gente en Nínive, Jonás se molestó mucho y Dios usó una situación bastante particular para mostrarle el error en el que estaba.

Las leyes del Antiguo Testamento – Parte 3

Otro aspecto importante de las leyes consiste en que un estudio cuidadoso de las mismas nos permite conocer distintos elementos tanto de la vida social del antiguo Israel, como de su evolución cultural.

Las consecuencias del pecado

Más de 10 años atrás, caminaba por la ciudad de Nueva York con un amigo que por aquel tiempo trabajaba en American Bible Society. Al...

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí