spot_img

Dios nos ayuda a llevar nuestras cargas

Date:

Compártelo:

«Y pondré dentro de vosotros mi Espíritu, y haré que andéis en mis estatutos, y guardéis mis preceptos, y los pongáis por obra.» (Ezequiel 36.27)

Dios nos ayuda a llevar nuestras cargas
Imagen provista por unsplash.com/@an_ku_sh

El tren es un medio de transporte que llega a lugares adonde otros no pueden hacerlo. Aunque llueva o nieve, allí estarán la locomotora y los vagones con su sonido característico, uniendo puntos lejanos sobre los rieles.

Cuando uno ve pasar esos larguísimos trenes de carga –que detienen el tránsito durante varios minutos del otro lado de la barrera– intriga pensar en el trabajo que debe hacer la locomotora para trasladar tanto peso y recorrer enormes distancias.

«Las locomotoras están preparadas para hacer ese trabajo» –decía en una entrevista un experimentado trabajador ferroviario. Y añadía: «Sería imposible mover tantos vagones si no fuera por la ayuda de una potente locomotora.»

¡Lo mismo pasa cuando invitamos a Jesús a nuestra vida! Al principio leemos lo que está en la Biblia y pensamos: «¿Cómo haré para lograr todo lo que Dios me enseña?» Sabemos que él quiere lo mejor para nosotros, pero así y todo nos sentimos sin fuerzas para lograrlo. ¡Y tenemos razón de pensar así! ¡Nuestras fuerzas tienen un límite pero Dios promete ayudarnos!

El Espíritu Santo, que vive en nuestro corazón desde que recibimos a Jesús, es la locomotora que Dios envía para ayudarnos a lograr todo lo que quiere de nosotros. ¡Él es nuestra fuerza! ¡Él nos ayuda a llevar las cargas!

De nosotros depende asegurarnos que todos los «vagones» de nuestra vida están bien amarrados a la «locomotora» divina y entonces, ¡a vivir la vida completa y plena que Dios tiene para cada uno de nosotros!

Sumérgete: ¿Intentamos hacer lo que Dios quiere solo con la ayuda de nuestras fuerzas? Por supuesto que debemos hacer nuestra parte y poner toda la voluntad en ello, pero sobre todo permitamos cada día que el Espíritu Santo controle nuestro corazón y nos ayude en todo. ¡Veremos la diferencia!

.

━ Popular

303 Esteban no tiene miedo

Esteban era un joven que era bendecido por Dios y hacía milagros, además de que todo el tiempo hablaba de Jesús con la sabiduría que Dios le daba.

86 El gran secreto

Un día eres un joven que trabaja con su ganado y al otro día, por sorpresa, te nombran rey de tu ciudad. Eso sucedió con Saúl.

249 Los que aman el dinero

Muchas personas piensan que tener dinero está muy mal, la palabra de Dios nos recuerda que la raíz de los problemas no es el dinero sino el amor hacia el.

¿A quién iré sino a ti mi Señor?

  ¿A quién acudimos cuando vivimos en angustia y desasosiego? El salmista se sintió como muchos de nosotros nos hemos sentido cuando el dolor toca...

14 La promesa de Dios

A veces queremos cosas que nos hagan sentir bien, pero cuando Dios hace una promesa, lo hace para bendecirte a ti y a muchas personas más.

1 COMENTARIO

  1. Gracias a Dios y a ustedes por darme la oportunidad de comprender y entender las enseñanzas de la Biblia.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí