spot_img

¡Disfrutemos el milagro de la vida!

Date:

Compártelo:

«Grandes cosas ha hecho Jehová con nosotros; estaremos alegres.» (Salmos 126.3)

¡Disfrutemos el milagro de la vida!
Imagen provista por unsplash.com/@huchenme

Cada día disfrutamos del milagro de la vida. Hay cosas que ni pensamos que existen, pero que están ahí, en todos lados y a nuestro alrededor.

Por ejemplo el milagro de la vida. Nuestro corazón funciona sin que pensemos en ello. Y lo hace a un ritmo promedio de 70 latidos por minuto, es decir, 4.200 veces por hora; 100.800 latidos por día y 36.792.000 veces al año. Si llegamos a vivir hasta los 70 años, ¡habrá latido 2.575.440.000 veces!

El milagro de cada nuevo día. El planeta Tierra tiene el tamaño justo para hacer posible nuestra existencia. Si fuera ligeramente mayor o un poco menor, la vida sería imposible debido a los cambios que se producirían en la atmósfera. Además, está a la distancia justa del Sol: la vida no existiría si la proporción fuera diferente de la que es. Y no solo eso: la Tierra gira sobre su eje una vez al día con la velocidad adecuada para conseguir una temperatura moderada.

El milagro de un Dios que se interesa por nosotros. Desde la primera hasta la última página de la Biblia descubrimos a nuestro Creador acercándose a los seres humanos para darles su amor y ayudarlos a vivir. No podemos hacer nada para que Dios nos ame más ni para que nos ame menos. ¡El milagro más grande es saber que Jesús nos ama y recibirlo en nuestro corazón!

¡Cuántos milagros Dios nos permite disfrutar!

Sumérgete: El mayor milagro que podemos experimentar es aceptar el regalo de una nueva vida en él. ¡Atrevámonos a hablar con Dios ahora y pidámosle que obre ese milagro en cada uno de nosotros.

.

━ Popular

¿Cómo puedo ser un mejor padre o madre?

Dios sí nos ha dado un manual para padres en la Biblia. La Biblia nos da guía en cuanto a la crianza de los pequeños.

Nuestro lugar oculto

lugar con nuestros seres queridos y amigos —al menos, no con todos—, sí los hemos tenido en nuestras mentes y corazón.

4 Por una fruta

¿Alguna vez recibiste una instrucción y la desobedeciste? ¡A todos nos pasó! El problema de la desobediencia es que dejamos de confiar.

¡Cuánto nos duele el quebrantamiento!

Tanto el discipulado como la vida crucificada nos llevan a una posición donde el Señor puede hacer su obra: QUEBRANTARNOS. Una vida quebrantada para que...

El traductor como lingüista — Parte 1

Introducción El estudio del lenguaje humano, conocido como lingüística, ha sido desde hace mucho parte integrante de la capacitación de los traductores, especialmente de quienes...
Artículo anteriorMi casa
Artículo siguienteQué pasaría si…

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí