spot_img

El comienzo de la vida

Date:

Compártelo:

«Porque tú formaste mis entrañas; tú me hiciste en el vientre de mi madre.» (Salmos 139.13)

El comienzo de la vida
Imagen provista por unsplash.com/@alice02

Se dice mucho acerca del aborto. Quienes están a favor y los que están en contra mantienen sus posturas con firmeza y presentan argumentos para avalar lo que dicen. Pero el asunto es más complejo de lo que parece, por eso no es sencillo tratar el tema en pocas palabras.

Dios ama la vida y es el creador de todo cuanto existe. Cuando un hombre y una mujer tienen relaciones sexuales y conciben un bebé, a propósito o sin querer, se convierten en socios de Dios en la multiplicación de la vida humana.

La Biblia es muy clara cuando explica que la existencia de una persona comienza desde el instante en que el espermatozoide fecunda el óvulo. Allí, entonces, se produce el milagro de la vida y ese pequeño embrión crecerá durante nueve meses dentro del vientre materno hasta el momento del parto.

Es por ello que causa tristeza la gran cantidad de abortos que se realizan año tras año. Si los seres humanos comprendiéramos el gran amor de Dios, quien ofrece su perdón y ayuda a quien confía realmente en él, haríamos del mundo un lugar mejor, en donde nadie sería forzado a perder su vida.

Cuidemos nuestro cuerpo. No tengamos relaciones sexuales promiscuamente. ¡Elijamos siempre la vida! Cuando tengamos dudas o enfrentemos las consecuencias de nuestros errores, recordemos las palabras de la Madre Teresa de Calcuta: «Una criatura es un regalo de Dios. Si no quieren a los niños, dénmelos a mí.»

Sumérgete: Si somos responsables de un aborto, Dios puede y quiere perdonarnos y sanar nuestras heridas emocionales. Hablemos con él, confesémosle nuestro dolor y permitamos que nos ayude a vencer la culpa y la vergüenza. ¡Comencemos de nuevo! ¡Hay esperanza en Jesús!

.

━ Popular

La arqueología prueba —otra vez — la veracidad de la Biblia

La copia más completa, el prisma de Weld-Blundell fue comprada en un mercado de antigüedades luego de la Primera Guerra Mundial, y actualmente se encuentra en el Museo Ashmolean en Oxford, Inglaterra.

No esperes que «lleguen las ganas», ¡actúa!

«…sino que golpeo mi cuerpo, y lo pongo en servidumbre, no sea que habiendo sido heraldo para otros, yo mismo venga a ser eliminado.»...

312 Timoteo acompaña a Pablo y a Silas

Nuestro llamado es comunicar la Palabra de Dios en el lugar donde nos encontremos. Podemos hacerlo aun con nuestro testimonio.

Los rollos del Mar Muerto —Parte 2

Los documentos Los escritos bíblicos Como se indicó al principio, los manuscritos bíblicos representan la cuarta parte de los escritos encontrados en las once cuevas. Varios...

«No oigo nada» ─ Biblia, Atahualpa y contexto — Parte 1

Con la Biblia en la mano izquierda y el crucifijo en la otra, el sacerdote Vicente de Valverde espeta al soberano inca: «Aquí está...
Artículo anteriorManos que construyen
Artículo siguienteMi casa

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí