spot_img

¡El día de hoy está en nuestras manos!

Compártelo:

«Porque dice: En tiempo aceptable te he oído, y en día de salvación te he socorrido. He aquí el tiempo aceptable; he aquí ahora el día de salvación.» (2 Corintios 6.2)

¡El día de hoy está en nuestras manos!
Imagen provista por Pixabay.com

La cantante mexicana Julieta Venegas dice en una de sus canciones: «El presente es lo único que tengo / el presente es lo único que hay / es contigo mi vida con quien puedo sentir / que
merece la pena vivir.»*

En un sentido tiene mucha razón: el presente, lo que vemos hoy, es lo único que tenemos. No podemos volver al pasado ni tampoco viajar al futuro. ¡Pero el día de hoy está en nuestras manos!

Hoy somos un poco más grandes que ayer pero también un poco más jóvenes que mañana. Aunque a veces no nos demos cuenta del proceso, ¡crecemos y cambiamos todo el tiempo! Y lo que decidimos hoy se verá reflejado en nuestro futuro.

En el presente tenemos la oportunidad de elegir nuestros valores, qué pensamientos permitiremos que aniden en nuestra mente, qué rumbo queremos darle a nuestra vida. Más allá de la situación social y la capacidad financiera de nuestra familia, hay determinaciones que dependen de nosotros y no de los demás.

Aprendamos del pasado y apliquemos hoy las lecciones aprendidas. Miremos hacia el futuro y consideremos qué deseamos lograr a partir de nuestras decisiones actuales. ¡Invitemos a Dios y pidámosle que nos ayude a sacar provecho del día de hoy!

Sumérgete: El pasado ya no está más y al futuro todavía no se llegó. Hoy es lo que tenemos para afirmar nuestra vida en los principios de victoria que hallaremos en la lectura diaria de la Biblia.

* Julieta Venegas, El presente – Álbum: «MTV Unplugged» © 2008 Sony BMG MTV.

.

━ Popular

5 Fuera del Edén

Toda acción tiene una consecuencia, a veces buena, a veces mala. En el caso de Adán y Eva, confiar en la serpiente trajo consecuencias malas.

La vida es una lucha continua

«Bendito sea Jehová, mi roca, quien adiestra mis manos para la batalla, y mis dedos para la guerra.» (Salmos 144.1) ¡La vida es una continua...

Sostenidos por su mano

Quisiera confesar una caída. Lo he mantenido en secreto demasiado tiempo. No puedo negar el traspié; ni puedo desentenderme de la verdad. Caí. Hubo testigos de mi resbalón. Pueden contártelo. Generosamente, no se lo han dicho a nadie. Preocupados por mi reputación, han mantenido el hecho en secreto. Pero ha sido un secreto durante demasiado tiempo. Ha llegado el momento en que debo contar mi falta.

348 Renueven las fuerzas

¿Te ha pasado que juegas tanto tiempo, corres muchísima distancia y te cansas, pero tienes que seguir haciendo algo?

¡Olvidemos los prejuicios!

«Natanael le dijo: ¿De Nazaret puede salir algo de bueno? Le dijo Felipe: Ven y ve.» (Juan 1.46) Todos escuchamos alguna vez aquella frase que...

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí