spot_img

El día del Señor – 2 Pedro 3.9-18

Date:

Compártelo:

Debido a diferentes acontecimientos —guerras, hambrunas, persecuciones—, muchos cristianos entienden que la Segunda Venida de Cristo está realmente a las puertas.

Si bien siempre hubo guerras, hambrunas y persecuciones, para muchos todas estas son señales de que el día del Señor está muy cerca. Sin tomar una posición al respecto, analicemos qué significa la frase «El día del Señor».

Hace casi 40 años, el pastor Nelson Fanini de Brasil dijo: «Predico con la sensación de que un día mi sermón será interrumpido por la gloriosa venida de nuestro Señor Jesucristo». Si bien 40 años después de aquella frase del pastor Fanini el Señor todavía no ha vuelto, sí debemos imitar su actitud. Nuestras vidas deben ser vividas como si el Señor volviera en cualquier momento.

Los que anuncian la rápida venida del Señor, en realidad no están esperando algo sino a alguien. Analicemos, de acuerdo al pasaje de 2 Pedro y de otros pasajes, qué significa «El día del Señor».

  1. ¿Cómo será el día del Señor?
    1. Será un día irrevocable, nada lo detendrá – 2 Pedro 3.10. Sucederá sin que nada ni nadie pueda impedirlo.
    2. Será un día de grandes sorpresas – Mateo 7.21-23. El Señor rechazará a muchos «religiosos» a quienes Jesús nunca ha conocido.
    3. Será un día de dolorosas divisiones – Lucas 17.34-36. Algunos que transitan por esta vida juntos, ese día serán separados.
    4. Será un día glorioso – Tito 2.13; 2 Tesalonicenses 1.7-10.
    5. Será un día de premios – 2 Corintios 5.10
  2. ¿Cómo vendrá? – Lucas 17.24-30
    1. Instantáneamente – v. 24 
    2. En un ambiente secular – vv. 26-27
    3. En medio de una filosofía materialista – vv. 28-29
  3. ¿Qué debemos hacer? – 2 Pedro 3.9-18
    1. Debemos desarrollar una vida
      1. Santa
      2. Expectante
      3. Intachable y en paz
      4. Firmemente arraigada
      5. Que crezca en la gracia y el conocimiento

Conclusión

Una advertencia – Hay en la primera carta de Juan un texto bíblico que nos habla acerca de aquel día. Dice el apóstol en 1 Juan 2.28:

«Y ahora, hijitos, permanezcan en él para que, cuando se manifieste, tengamos confianza, y cuando venga no nos alejemos de él avergonzados». Nuestra vida debe honrar a Dios cada día. Que aquel día podamos escuchar las dulces palabras del Señor diciéndonos: «Bien, buen siervo y fiel, entra en el gozo de tu Señor».

Una promesa – Esta vez, el mismo Señor Jesús nos dice: «Ya vengo pronto… al que salga vencedor lo convertiré en columna del templo de mi Dios, y nunca más saldrá de allí. Sobre él escribiré en nombre de  mi Dios… el que tenga oídos para oír, que oiga lo que el Espíritu dice a las iglesias».

.

━ Popular

La curación del ciego de nacimiento

La sanidad del ciego ilustra lo que Jesús enseñó. Juan comienza con el relato de un hombre que había nacido ciego y que recibía la vista y lo termina con el juicio de Jesús a los fariseos a causa de su ceguera espiritual.

193 La mujer del pozo

Hay personas a quienes miramos de lejos, que preferiríamos que no se acerquen, porque pensamos que son inferiores a nosotros.

Dios es nuestra columna de fuego que nos ilumina y nos guía

Durante los años en que el pueblo de Israel dio vueltas por el desierto, gozó de la ayuda de Dios, quien siempre estuvo a su lado. Cada día, cuando el sol salía con todo su esplendor y el calor se hacía insoportable, una nube cubría al pueblo para que no sufriera daño alguno. Por la noche, cuando la luna y las estrellas decoraban el cielo con su brillo, una columna de fuego rodeaba el campamento para que nadie padeciera el frío extremo que asolaba el desierto.

Hay situaciones que sirven como «alarmas» en nuestra vida

«Oye, hijo mío, y sé sabio, y endereza tu corazón al camino.» (Proverbios 23.19) La alarma sonó en medio de la noche y los vecinos...

Y entonces llegará el fin

En el corazón de cualquier avivamiento está la relación con Jesucristo. Ya sea que el avivamiento venga sobre un solo corazón o el de toda la iglesia, la gente verá a Jesús más claramente y se acercará a él más íntimamente.