spot_img

¿Eres mejor que ayer?

Date:

Compártelo:

«Cuando yo era niño, hablaba como niño, pensaba como niño, juzgaba como niño; mas cuando ya fui hombre, dejé lo que era de niño.» (1 Corintios 13.11)

¿Eres mejor que ayer?
Imagen provista por unsplash.com/@esteejanssens

Cuando apenas éramos bebés recién nacidos no sabíamos hablar, caminar, leer o escribir.

Pero poco a poco aprendimos muchas cosas. ¡Crecimos!

Fue Dios quien quiso que naciéramos y él también desea que crezcamos y maduremos en nuestro ser interior. Quiere que aprendamos…

  • …a perdonar en lugar de guardar rencor, y pedir perdón cuando ofendimos a alguien;
  • …a ser disciplinados en nuestra propia vida para hacer realidad nuestros sueños;
  • …a disfrutar de la vida en vez de quejarnos por todo;
  • …a leer la Biblia, asistir a la iglesia y compartir su amor con los demás;
  • …a hablar con él y contarle nuestras alegrías, tristezas y desafíos;
  • …a vencer sobre lo que nos hace daño, y no caer jamás esclavos de las adicciones;
  • …a amar de verdad y no utilizar a los demás para satisfacer nuestros deseos egoístas.

Noticia número uno: ¡Ya no somos bebés! Noticia número dos: ¡Tampoco somos niños!

La adolescencia y la juventud son etapas de la vida diseñadas por Dios para seguir creciendo en todo los aspectos de la vida. Pensemos en esto y meditemos en la manera en que hablamos, cómo nos relacionamos con la gente, qué aprendimos de nuestro pasado, qué queremos para el futuro.

¡Esforcémonos por crecer como persona!

Sumérgete: Estas preguntas nos ayudarán cada día para saber si estamos creciendo: ¿somos mejores personas que ayer? ¿Mejoramos nuestro vocabulario? ¿Nuestros pensamientos son más puros? ¿Nos relacionamos mejor con los demás?

.

━ Popular

¿Tus palabras reflejan el amor de Dios?

«…ni palabras deshonestas, ni necedades, ni truhanerías, que no convienen, sino antes bien acciones de gracias.» (Efesios 5.4) Germán sabía que no era bueno decir...

Lección 5 – Protección de la niñez

https://youtu.be/whS5qnN9bb4 Esta lección tiene como propósito, mostrar que la protección de la niñez es posible sin importar cuántos recursos se tengan. Este libro titulado “Participación de...

¿Necesitas que Dios restaure tu vida?

«Examinaos a vosotros mismos si estáis en la fe; probaos a vosotros mismos. ¿O no os conocéis a vosotros mismos, que Jesucristo está en...

¿Cómo darnos cuenta si nos parecemos a Jesús?

«Mas el fruto del Espíritu es amor, gozo, paz, paciencia, benignidad, bondad, fe, mansedumbre, templanza…» (Gálatas 5.22-23a) ¿Cómo podemos darnos cuenta si nos parecemos más...

261 ¡Jerusalén, Jerusalén!

Jesús llora porque la gente de Jerusalén no reconoce que Dios está ahí y vienen momentos difíciles para ellos como ciudad.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí