spot_img

¡Es hora de cambios y acción!

Compártelo:

«En esto hemos conocido el amor, en que él puso su vida por nosotros; también nosotros debemos poner nuestras vidas por los hermanos.» (1 Juan 3.16)

¡Es hora de cambios y acción!
Imagen provista por pexels.com/es-es/@flickr

Justo González, un famoso historiador latinoamericano, escribe que a principios del año 400 d.C. «muchos monjes occidentales trataron de oponerse a las injusticias y crímenes de su tiempo. Símbolo de ellos es Telémaco, el monje que se lanzó a la arena en el circo romano y detuvo un combate de gladiadores. La multitud enfurecida y supuestamente cristiana lo mató. Pero a partir de esa fecha, y en respuesta a la acción de Telémaco, los combates de gladiadores fueron prohibidos por el emperador Honorio».*

Al igual que entonces, hoy también necesitamos hacer cosas que produzcan cambios profundos y duraderos en nuestra sociedad. Ya sea que algún día estemos al mando de una nación o simplemente seamos un número más para las estadísticas, somos responsables en mayor o en menor medida del bienestar de nuestra generación.

Para actuar necesitamos tres cosas:

  1. Tener esperanza.
  2. Conocer las causas de los problemas de nuestro mundo.
  3. Hacer todo lo que esté a tu alcance.

Para hablarnos de su gran amor Dios mismo vino y habitó entre nosotros en la persona de Jesucristo. Padeció, murió en la cruz y resucitó al tercer día, para mostrarnos su amor con hechos más que con simples palabras.

Mientras muchos pierden el tiempo en la diversión superficial, la queja y la maldad, Jesucristo nos invita a seguir sus pasos. Entonces, al igual que el monje Telémaco en los días del Imperio Romano, lancémonos a la «arena» y gritemos a viva voz: «¡Es hora de cambios! ¡Es hora de acción!»

Sumérgete: Cuando hablemos de nuestro país, no usemos palabras negativas ni dejemos que el pesimismo guíe nuestro corazón. ¡Pensemos que es posible cambiar el mundo a través del amor de Jesús!

* Justo González, «Historia del Cristianismo», Unilit, Tomo I, p. 264.

.

━ Popular

¿Para quién trabajas?

Es nuestra responsabilidad y privilegio ser los representantes de Dios en cada lugar donde vamos, en cada tarea que realizamos y ante cada persona.

Literatura sapiencial – Parte 2

La literatura sapiencial mira al ser humano como responsable de hacer de este mundo uno ordenado. Dios ha confiado al ser humano su mundo.

¿Cómo era Judá durante el fin del siglo VIII y el principio del siglo VII a.C.?

(Cuarta parte de estudio sobre la literatura profética en la Biblia) A partir del año 715 a.C. el rey de Judá fue Ezequías. Este rey,...

¿Por qué?

Cuando tengamos dudas acerca de lo que ocurre a nuestro alrededor, hablemos con Dios en oración y exploremos la Biblia en busca de respuestas.

¿Cómo alimentas tu cuerpo, alma y espíritu?

Somos cuerpo, alma y espíritu, no podemos separar estas partes pues Aprendamos a alimentar bien cada parte de nosotros. lo que hagamos afecta
Artículo anterior
Artículo siguiente

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí