¿Estás pasando por una enfermedad?

¿Estás pasando por una enfermedad?

De verdad las enfermedades pueden debilitar nuestro espíritu y erosionar nuestro ánimo. Somos seres íntegros y lo que nos pasa en el cuerpo afecto todo nuestro ser. Cuando nuestra salud falla, nuestro mundo nos parece fuera de control. Si estás enfermo, no desperdicie esta oportunidad de aprender a conocer y acercarse a Dios. La Biblia nos dice cómo aprovechar las enfermedades. A veces una enfermedad nos puede enseñar algo que jamás aprenderíamos mientras teníamos nuestra salud. Por ejemplo:

Dios usa las enfermedades para producir en nosotros la paciencia: “sabemos que el sufrimiento nos da firmeza para soportar” (Rom. 5:3).

Dios usa los sufrimientos en el cuerpo para poner nuestros ojos en la eternidad: “Lo que sufrimos en esta vida es cosa ligera, que pronto pasa; pero nos trae como resultado una gloria eterna mucho más grande y abundante” (2 Cor. 4:17).

Dios nos permite ser afligidos para manifestar en nosotros su propia gloria: Al pasar Jesús, vio a un hombre ciego de nacimiento. Y Sus discípulos Le preguntaron: “Rabí (Maestro), ¿quién pecó, éste o sus padres, para que naciera ciego?” Jesús respondió: “Ni éste pecó, ni sus padres; sino que está ciego para que las obras de Dios se manifiesten en él. (Juan 9:1-3). Luego Jesús lo sanó.

Dios también nos permite el sufrimiento en la vida para mostrarnos que él es nuestra confianza: El Señor lo sostendrá en su lecho de enfermo; en su enfermedad, restaurarás su salud (Sal. 41:3).

No te desanimes. Aprovecha el sufrimiento para acercarte a Dios. Recuerda que Dios no es ajeno a tu sufrimiento. Él mismo entró en nuestra realidad de dolor cuando se hizo humano en la persona de Jesús y sufrió por nosotros. La Biblia nos recuerda que cada persona que sufre también tiene a Dios como compañero. Dice: “Pues nuestro Sumo Sacerdote puede compadecerse de nuestra debilidad, porque él también estuvo sometido a las mismas pruebas que nosotros, sólo que él jamás pecó” (Heb. 4:15). Recuerda que Jesús es el Hijo de Dios y aun así no fue exento del sufrimiento. Por eso dice la Biblia: “Aunque era Hijo, aprendió obediencia por lo que sufrió” (Heb. 5:8). Él se identificó con nosotros en nuestra condición de sufrimiento para darnos salvación y esperanza. El gran predicador Charles Spurgeon una vez dijo:

“Dios tiene un solo hijo sin pecado, pero no tiene ninguno sin sufrimiento”.

Publicado originalmente en el sitio web de la Sociedad Bíblica de Costa Rica.

 

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *