Gigantes

¿Cuáles son los «gigantes» que buscan arruinar tu vida?

«Y aconteció que cuando el filisteo se levantó y echó a andar para ir al encuentro de David, David se dio prisa, y corrió a la línea de batalla contra el filisteo.49Y metiendo David su mano en la bolsa, tomó de allí una piedra, y la tiró con la honda, e hirió al filisteo en la frente; y la piedra quedó clavada en la frente, y cayó sobre su rostro en tierra.» (1 Samuel 17.48-49)

Hay muchos «gigantes» dando vueltas por la vida. Intentan asustarnos, derribarnos… ¡hacer que bajemos los brazos y escapemos sin enfrentar los desafíos!

El «gigante» de la duda quiere hacernos creer que no podremos conseguir lo que nos hemos propuesto. Se acerca y nos dice al oído: «¡Tú no eres capaz! ¡No tienes lo que hace falta para lograrlo!»

El «gigante» de los complejos es un experto en recordarnos los defectos, diciéndonos: «¡Qué sabes tú de la vida! ¡Si apenas eres un jovencito sin experiencia! Hazte a un lado y cede tu lugar a los mejores.»

El «gigante» del miedo intenta paralizarnos para que nos quedemos allí donde estamos, quietecitos y sin movernos. Quiere convencernos de que es mejor no arriesgarse.

Hay muchos «gigantes» dando vueltas por la vida. Intentan asustarnos, derribarnos… ¡hacer que bajemos los brazos y escapemos sin enfrentar los desafíos!

El «gigante» de la amargura trata de convertirnos en personas tristes y enojadas. Que no creamos en Dios ni en nadie. ¡Es un experto en recordarnos las cosas malas que hemos hecho!

¿Cuáles son tus «gigantes»?

Dios quiere que pongamos nuestra confianza en él y creamos lo que la Biblia dice de nosotros. Dios estará a nuestro lado para ayudarnos a derrotar aquello que quiere destruir nuestra vida y nos ayudará a alcanzar el éxito. ¡Una vida victoriosa!

Sumérgete:

Hagamos una lista de todo aquello que quiere arruinarnos la vida y que nos parece imposible vencer. Pidámosle a Dios por ello, busquemos en la Biblia qué dice él y, como David, derribemos a nuestros «gigantes» poniendo toda la confianza en Dios.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *