spot_img

Gracia para los lectores de la Biblia

Date:

Compártelo:

Encontrar un camino para seguir en tus hábitos de lectura de la Biblia.

Moisés escribió la historia de los antepasados de Israel en prosa, pero después de guiar a la gente a través del Mar Rojo —una maravilla que quedó en su memoria— irrumpió en una canción de triunfo en alabanza a Dios cuando vio al rey Faraón ahogado junto con sus fuerzas. Su genio se elevó a un nivel superior para igualar un logro más allá de sus propios poderes.

Por Catherine Ricketts

Un capítulo por día

Motivada por el amor de Dios por mí, y emulando a Jesús, busqué formas de servir a mis compañeros, evitar el chisme y la maldad y consolar a los demás. Nuestro líder juvenil nos animó a leer nuestras Biblias en casa, un capítulo por día. Leía antes de ir a la escuela y tomaba notas sobre lo que cada capítulo me enseñaba acerca de Dios y la vida cristiana. Llevé mi Biblia de vacaciones. La llevé a la «pijamada» y leía un capítulo mientras mis amigos seguían durmiendo. Estaba llegando a conocer a Dios como a un amigo, y no quería perderme el tiempo que pasábamos juntos.

Este hábito continuó en la universidad y en la edad adulta temprana, cuando trabajé como ministra de jóvenes. Mi lectura de la Biblia se enriqueció con la responsabilidad de enseñar a otros, y como mi trabajo consistía en preparar lecciones, podía pasar más tiempo leyendo la Biblia. Durante esos años, las historias de las Escrituras se volvieron tan familiares como el folklore de mi propia familia: cómo se reunían mis padres en una reunión de negocios, cómo mi abuelo escribía canciones para sus hijos, y Jesús parecía tan cercano a mí como un hermano. Leer la Biblia era una rutina que me consolaba y me hacía generosa. Era un hábito que no esperaba abandonar nunca.

Un lento desvanecimiento

Hay muchas razones por las que una persona puede dejar de leer la Biblia: ocupaciones, aburrimiento, desconcierto. Tu agenda está repleta, tus hijos están clamando, estuviste despierto en la noche atendiendo a un padre anciano, y una hora extra de sueño —no en las Escrituras— será lo que te ayude a pasar el día. O has leído los Evangelios innumerables veces y, aunque te encantan las historias, descubres que estás cansado de leerlas. O has experimentado algún cambio —la pérdida de un ser querido o un cambio teológico— que hace que la manera en que solías interpretar las Escrituras sea insuficiente. Las mismas palabras que te reconfortaron en un tiempo, ahora te confunden, y aún no has encontrado un lente interpretativo a través del cual ver las Escrituras nuevamente.

Mi propio retiro se produjo lentamente durante un par de años, especialmente debido a las perplejidades. El desconcierto era en parte intelectual: cuanto más aprendía sobre la Biblia, más descubría que había que aprender. Es un texto complejo, compuesto de muchos géneros. Hay poesía, cartas, literatura apocalíptica —puede requerir energía y un estudio cuidadoso cuando quiero asegurarme de que estoy interpretando bien cada pasaje. Mi desconcierto también fue emocional: dos de los miembros de mi familia murieron en un plazo de dos años. En el agotamiento del duelo, la invitación a explorar este texto complejo no fue estimulante sino intimidante. No tenía la energía para descubrir un nuevo camino. Así que dejé de leer casi por completo.

Gracia para los lectores de la Biblia

Un camino adelante

Dios no nos abandona cuando dejamos de leer la Biblia a diario. El Dios que se hizo amigo a través de la lectura rigurosa de nuestra juventud es un amigo para nosotros ahora. De hecho, Dios encuentra maneras de hablarnos incluso cuando no estamos leyendo su Palabra con regularidad. Pero si, como yo, todavía amas la Biblia —si, como yo, extrañas su poesía e instrucción y la compañía de sus personajes, y si, como yo, extrañas a Dios a través de las páginas en las que se ha revelado— entonces tal vez estás anhelando nuevas formas de relacionarte con la Biblia. Aquí hay algunas prácticas que me están ayudando a través del estado de transición en el que me encuentro:

• Vuelve a un pasaje favorito una y otra vez.

En lugar de progresar a través de los libros de la Biblia un capítulo por día, quédate en un lugar. Si hay un pasaje de las Escrituras que sigue siendo significativo para ti, léelo cada vez que tengas ganas de abrir la Biblia. El capítulo al que vuelvo es 1 Corintios 15. Está lleno de imágenes ricas y abundantes esperanzas. No me molesta ni me aburre. Es misterioso, pero no de una manera que me confunda. El misterio me anima y me conmueve. Durante un año, fue todo lo que leí, y eso era exactamente lo que necesitaba.

• Encuentra hábitos de adoración que estén enraizados en el lenguaje bíblico.

Las iglesias que practican una liturgia formal extraen sus órdenes de adoración directamente del texto bíblico. Si una iglesia litúrgica no es para ti, considera encontrar una oración histórica basada en el lenguaje bíblico. Imprime esa oración y ponla en tu mesita de noche o en tu cafetera, y adquiere el hábito de orar esas palabras. Ve cómo las palabras de las Escrituras pueden formarte cuando las lees como una oración (o canción) en lugar de como un tema de estudio.

• Lee las Escrituras con un grupo diverso de amigos.

Cuando nuestro interés en las Escrituras se desvanece, podemos apoyarnos en nuestros amigos para acercarnos a la Palabra de Dios por nosotros. Reúnete con personas que son diferentes a ti, aquellas que se encuentran en el comienzo de su viaje de fe y las que han estado leyendo la Biblia durante sesenta años; aquellos que no tienen una formación bíblica formal y aquellos que tienen educación en el seminario; las que vienen de diferentes tradiciones cristianas; las que provienen de diferentes culturas y diferentes regiones del mundo. No hables —solo escucha. ¿Cómo se te iluminan las Escrituras cuando las escuchas desde la perspectiva de tus amigos?

Sé, incluso cuando no lo siento, que aún hay más por descubrir en las páginas de la Biblia. Tan familiar como parecen a veces las Escrituras, siempre hay algo nuevo que descubrir. Por más confuso que parezca, siempre se puede encontrar una palabra de consuelo. Hay muchas formas de interactuar con el texto y, a medida que avanzamos por las distintas etapas de la vida, Dios continúa hablando y buscándonos a través de estas palabras antiguas.

Originalmente publicado en inglés en el Engager’s Blog de American Bible Society el 4 de febrero de 2019.

Más articulos para crecer en la fe y conocimiento de la Biblia: haz clic aquí

.

━ Popular

La vida nos brinda grandes posibilidades

Debemos estar alerta para no dejar pasar las oportunidades que se nos presenten y, al mismo tiempo, aprender a decidir lo que sea mejor para nuestra vida.

Pódcast: El inicio del ministerio de Jesús – Parte 1

Jesús inició su ministerio en Galilea, y allí compartió su primer discurso, presente en Mateo 5 al 7. En este capítulo de "Explora la Biblia", analizaremos el inicio del ministerio de Jesús y aprenderemos detalles de las enseñanzas compartidas en el Sermón del Monte. Loida Ortiz dialoga con el Dr. Alfredo Tépox, experto en traducción bíblica.

83 Preparación para el sacerdocio

Cuando ponemos nuestra vida en manos de Dios, aceptamos que él cumplirá su plan en nosotros. En la vida de Ana, ¡fue algo muy bueno!

El traductor como lingüista — Parte 2

La tipología gramatical Las gramáticas de diferentes lenguas ofrecen a sus respectivos hablantes diferentes posibilidades comunicativas. Varían en lo que pueden expresar y varían también...

334 Ya no somos esclavos sino hijos

Cuando nosotros aceptamos a Dios en nuestro corazón adquirimos un nuevo nombre y como una nueva cédula.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí