spot_img

¡Hay que atreverse!

Date:

Compártelo:

«Esforzaos todos vosotros los que esperáis en Jehová, y tome aliento vuestro corazón.» (Salmos 31.24)

¡Hay que atreverse!
Imagen provista por unsplash.com/@brookecagle

Allí estaba Matilda, conversando con unas amigas. Una mezcla de ansiedad y nervios hacía que la adrenalina corriera a toda velocidad por las venas de José. Pero decidió reunir todas sus fuerzas y, en una gran lucha por vencer su timidez, se animó a dar el primer paso:

—«Matil, ¿podríamos conversar a solas por unos minutos? Quisiera decirte algo…»

Con un dejo de complicidad en su mirada, como si se diera cuenta de lo que estaba por acontecer, Matilda accedió al pedido del muchacho… ¡y fue entonces que comenzó una historia de amor que años más tarde se transformaría en un matrimonio feliz!

¡Hay que atreverse!

Como si se tratara de un río potente, un gran caudal de posibilidades pasa delante de nosotros todos los días: logros, relaciones, proyectos, sueños, y un sinfín de oportunidades que están allí, al alcance de las manos si tan solo… ¡si tan solo nos atrevemos!

Pero… ¿atrevernos a qué?

¡A salir de la zona de comodidad para alcanzar aquello que deseamos!

¡A vencer las debilidades del carácter que impiden que tomemos decisiones «arriesgadas»!

¡A sobreponernos a nuestra condición actual!

¡A «soltar amarras» y navegar hacia rumbos que nunca antes hemos explorado!

¡A dar el primer paso, decir aquella palabra, escribir aquella carta, generar ese cambio!

¡Atrevámonos! ¡El éxito será nuestro si nos arriesgamos y enfrentamos diariamente cada uno de los desafíos!


Sumérgete: Aprovechemos cada oportunidad que Dios nos da para crecer y desarrollar nuestros talentos. ¡Seamos valientes y atrevámonos a vivir al máximo, siguiendo los planes de Dios para nuestra vida!

.

━ Popular

¡Necesitamos una revolución de amor!

Él quiere transformar la sociedad en una mejor, y para esto necesitamos una revolución de amor.

193 La mujer del pozo

Hay personas a quienes miramos de lejos, que preferiríamos que no se acerquen, porque pensamos que son inferiores a nosotros.

37 La copa robada

José aún tenía una prueba más para sus hermanos. Quería saber si en su corazón aún había maldad o si ahora hacían lo correcto y cuidaban de su familia.

La Biblia en la comunidad de fe – Parte 1

La comunidad de fe receptora de la Palabra de Dios la recibió en las lenguas de sus pueblos: hebreo, arameo y griego. Entendiendo su centralidad en la vida de la Iglesia pasó al latín y a otras lenguas usadas en el mundo mediterráneo de los primeros siglos de la era cristiana.

Interpretar la Biblia: ¿arte o ciencia?

"Arroz con leche me quiero casar con una señorita de San Nicolás. Que sepa coser que sepa bordar que sepa abrir la puerta para ir...

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí