spot_img

¿Insignificantes?

Date:

Compártelo:

«…sino que lo necio del mundo escogió Dios, para avergonzar a los sabios; y lo débil del mundo escogió Dios, para avergonzar a lo fuerte; y lo vil del mundo y lo menospreciado escogió Dios, y lo que no es, para deshacer lo que es.» (1 Corintios 1.27-28b)

¿Insignificantes?
Imagen provista por
pexels.com/es-es/@sherlocked124578

¿Qué pasaría si Dios se dejara llevar por la apariencia de la gente? ¡Tal vez hoy no tendríamos gran parte de la Biblia! ¡Quizás no se hubieran realizado algunas de las proezas más grandes de la historia! Nosotros, los seres humanos, vemos lo que tenemos delante de nuestros ojos, pero nuestro Creador ve más allá: pone su atención en el corazón de la gente, es decir, en las intenciones y la disposición que cada persona demuestra.

Pensemos por unos minutos y tratemos de recordar los nombres de las mujeres y los hombres que aparecen en los libros de la Biblia. ¿Cómo eran quienes realizaron sorprendentes hazañas con la ayuda de Dios? ¿A qué se dedicaban?

Noé y Gedeón eran campesinos. Abraham y David eran pastores de ovejas y cabras. José había sido despreciado por sus hermanos. Moisés era una persona con dificultades para hablar. Elías tenía muchos temores. Nehemías era copero. Jeremías estaba lleno de complejos de inferioridad. Pedro, Juan y Jacobo eran pescadores.

La historia bíblica está llena de personas que, para el resto, no significaban gran cosa, pero que para Dios fueron de suma importancia en el desarrollo de sus propósitos.

¿Cómo somos nosotros?

¡Esforcémonos por desarrollar nuestros talentos y convertirnos cada día en mejores personas! Pero siempre recordemos tener una actitud humilde, un corazón dispuesto y una voluntad decidida a seguir a Jesús y obedecer sus enseñanzas.

¡Dios se complace en utilizar y bendecir a quienes viven con humildad!

Sumérgete: ¿Cómo vivimos? ¿Qué pensamos? ¿Cómo está nuestro corazón? ¡Confiemos siempre en Dios y entreguémosle cada área de nuestra vida! Escuchemos sus enseñanzas y permitámosle dirigir nuestros pasos.

.

━ Popular

La última cena

La última cena Preparación para la cena pascual (Jerusalén) Una cena inolvidable Mateo 26:17-19 Traducción en lenguaje actual (TLA) 17 El primer día de la fiesta de los panes...

Lo que entra y sale de nuestra vida

«La lámpara del cuerpo es el ojo; así que, si tu ojo es bueno, todo tu cuerpo estará lleno de luz; pero si tu...

¡Sumémonos a la familia de la fe!

«Así que ya no sois extranjeros ni advenedizos, sino conciudadanos de los santos, y miembros de la familia de Dios.» (Efesios 2.19)   Cada persona tiene...

Recomendaciones para la lectura de la Biblia

Si bien hay muchos hábitos de santidad que debemos desarrollar a lo largo de nuestra vida, la lectura diaria y metódica de la Biblia...

Lección 1 – La comunicación

https://youtu.be/YD67gV4wF_8 Esta lección tiene como propósito, reconocer la importancia de practicar una buena comunicación entre las personas para mejorar el buen trato al interior de...
Artículo anteriorBusquemos el abrigo de Dios
Artículo siguienteCuestión de identidad

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí