spot_img

La libertad verdadera

Date:

Compártelo:

«Él te librará del lazo del cazador, de la peste destructora Con sus plumas te cubrirá, y debajo de sus alas estarás seguro; escudo y adarga es su verdad.» (Salmos 91.3-4)

Libres de verdad

El cazador está allí, detrás de un árbol. ¡Quiere capturar a su presa en el momento justo! Sin embargo, pasan las horas y nada sucede. Cansado, coloca una trampa en el suelo, la cubre con hojas secas para disimular el peligro y se va del lugar con el propósito de regresar a la mañana siguiente.

Durante la noche una cría de venado pasa por allí, pisa la trampa con una de sus patas y queda atrapada.

Pero al rato sucede un milagro: uno de los cuidadores del bosque se acerca hasta aquel sitio intrigado por los sonidos que emitía el animal y lo libera de aquella atadura. ¡Cuántos saltos de alegría al recuperar la libertad!

Los problemas, la ansiedad, las relaciones interpersonales, la depresión, las adicciones de todo tipo, los complejos y tantas otras cosas tienen la capacidad de atrapar nuestra vida para no dejarnos ser felices. ¡Pero Jesús quiere ayudarnos a ser libres!

Dios actúa de dos maneras: por un lado nos enseña en la Biblia la manera de conducirnos en la vida y nos previene de los peligros que encontraremos en el camino. Por otro, nos rescata de las trampas en las que hayamos caído y nos brinda su libertad.

Si deseamos ser libres pongamos nuestra confianza en Jesús y permitamos que él dirija nuestros pensamientos, sentimientos, decisiones y acciones. ¡Todo nuestro ser experimentará la verdadera libertad!


Sumérgete: Escribamos en un papel todo aquello que no nos permite ser libres. Hablemos con Dios sobre eso y confiemos que él puede darnos la libertad que tanto deseamos. Pongamos nuestro corazón y voluntad en marcha, y veremos la respuesta a nuestras oraciones.

Más artículos para crecer en la fe y conocimiento de la Biblia: haz clic aquí

.

━ Popular

Dios nos ayuda a «mudarnos» a una mejor manera de vivir

La mudanza que Dios hace en nosotros será una experiencia continua si permitimos que nos guíe. ¡Él quiere llevarnos hacia una vida plena!

¡Seamos auténticos!

«No me he sentado con hombres hipócritas, ni entré con los que andan simuladamente. Aborrecí la reunión de los malignos, y con los impíos...

¡Libérate de los malos recuerdos del ayer!

«Haced memoria de las maravillas que ha hecho, de sus prodigios, y de los juicios de su boca,» (1 Crónicas 16.12) ¿Qué vemos cuando miramos...

31 Los sueños de dos hombres

Aún en los momentos de dificultad, Dios estaba con José, y no solo lo cuidaba, sino también a quienes estaban a su alrededor.

El canon del Nuevo Testamento — Parte 1

Por una parte, hereda del judaísmo una colección de libros sagrados —la Biblia hebrea— que, con el tiempo, pasó a denominar con la expresión «Antiguo Testamento».2 Y, por otra, su propia experiencia y desarrollo le hace producir una serie de textos que también se van incorporando al conjunto de libros tenidos como de especial valor y autoridad.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí