spot_img

La voluntad soberana

Compártelo:

Algunos la han denominado «voluntad secreta» de Dios y, aunque su magnitud está oculta, se revelan aspectos de ella (p. ej., la profecía predictiva). También se la conoce como la «voluntad decretiva» de Dios.

Es el beneplácito de Dios, su consejo o decreto eterno, inalterable en el cual ha predestinado todas las cosas. La voluntad soberana de Dios caracterizará la totalidad de la esencia de Dios, de manera que es eterna, inmutable, independiente y omnipotente (Sal 33:11; 115:3; Is 36:10; Dn 4:25, 35; Mt 11:25-26; Ro 9:18; Ef 1:4; Ap 4:11). Esto no significa que él sea la causa inmediata o eficiente de todas las cosas, sino que todas ellas existen o suceden por su decreto soberano eterno. La voluntad soberana de Dios corrobora todas las cosas, pero no coacciona a sus criaturas para que hagan algo. Decreta las elecciones libres de los hombres.

La voluntad soberana de Dios nada ni nadie puede impedirla ni desobedecerla. Es algo que Dios decretó en la eternidad pasada y se cumplirá por completo y en los términos de Dios.

La voluntad preceptiva 

Consiste en los preceptos de Dios en la Ley y en el Nuevo Testamento para la conducta del hombre (Mt 7:21; 12:50; Jn 7:17; Ro 12:2; 1 Ts 4:3-8; 5:18; He 13:20-21; 1 Jn. 2:17). Se le suele llamar la voluntad de Dios «revelada». En ocasiones, la voluntad soberana y la voluntad preceptiva coinciden. Dios revela su voluntad preceptiva mediante los mandamientos, las prohibiciones, las advertencias, los castigos y los juicios de las Escrituras. La voluntad preceptiva de Dios es su voluntad en un sentido prescriptivo solamente. Su voluntad soberana es la perfección que resulta en sucesos reales. La voluntad preceptiva no revela lo que Dios hará, sino lo que él exige de su pueblo. Lamentablemente, por nuestro pecado, muchas veces desoímos la voluntad preceptiva de Dios y desobedecemos sus mandamientos. Sin embargo, con la ayuda del Espíritu Santo podemos crecer en nuestro conocimiento de la voluntad preceptiva de Dios y en nuestra obediencia a la misma, y de esa manera dar honra y gloria a Dios a través de nuestras vidas.

.

━ Popular

257 El hombre pequeño en el árbol

Zaqueo era un hombre que robaba a las personas del pueblo, cuando Jesús llegó a su casa, tuvo un encuentro que transformó su vida por completo.

La talla no importa

«Todo lo que el Padre me da, vendrá a mí; y al que a mí viene, no le echo fuera.» (Juan 6.37) A veces da...

Lección 5 – Aceptación de errores

https://youtu.be/WvRRBcWKcU8 Esta lección tiene como propósito, entender que el reconocimiento de errores y el perdón mejoran las relaciones familiares. Este libro es parte de la Serie...

Pódcast: El primer anuncio de la muerte de Jesús – Marcos 8

Disponible en Apple Podcast, Spotify, Google Podcast y en vivelabiblia.com Al leer el evangelio de Marcos, que consta de 16 capítulos, pensaríamos que los anuncios...

16. Los ojos de la fe

Cuando estamos en la cima creemos que nada malo puede pasarnos. Sin embargo, puede ser que en ciertos momentos difíciles caigamos. Dios quiere que confiemos en él. Descubramos en este episodio cómo confiar en él nos ayudará a salir de esas situaciones.