spot_img

Las adicciones esclavizan

Date:

Compártelo:

«No os embriaguéis con vino, en lo cual hay disolución; antes bien sed llenos del Espíritu.» (Efesios 5.18)

Las adicciones esclavizan
Imagen provista por pexels.com/es-es/@enginakyurt

La palabra «adicción» es otra manera de decir «esclavitud». La gente que sufre debido a diversas clases de adicciones conoce lo que significa estar esclavizada por algo que controla su vida. Personas que al principio deseaban liberarse de normas y preceptos sociales, huir de las crisis familiares, aliviar su mente de los recuerdos tristes y la depresión ahora viven atrapadas sin poder disfrutar de la libertad.

El abuso de drogas, tabaco, bebidas alcohólicas, la pornografía, el consumismo, los trastornos alimenticios, etc., son diferentes expresiones de la misma realidad: atrapan nuestra vida y nos convierten en esclavos.

Ya sea que nosotros mismo suframos de alguna adicción o deseemos auxiliar a algún amigo, éstas son ideas que nos pueden ayudar:

  • Primero, es necesario darse cuenta de que existe un problema. Ocultarlo y aparentar que no pasa nada solo hará que la situación se ponga peor.
  • Segundo, hay que hablar del asunto con los demás. Familiares, amigos, pero en forma especial con gente que se especializa en ayudar a quienes desean rehabilitarse de las adicciones.
  • Tercero, y lo más importante, acercarse a Dios y pedirle su auxilio es imprescindible para alcanzar la verdadera libertad. Solo él podrá quebrar las cadenas de la adicción y darnos las fuerzas necesarias para mantenernos firmes frente a las tentaciones.

¡Liberémonos pronto de todo lo que esclavice nuestra vida!

Sumérgete: Si nos acercamos a una iglesia cristiana veremos qué bueno es contar con la ayuda y el apoyo de los hermanos en la fe. ¡No estamos solos en las pruebas y luchas!

.

━ Popular

27 En el pozo

Pasaron varios días desde el sueño de José, y los hermanos de José seguían molestos con él, tan molestos que tomaron una muy mala decisión.

¡Jesús: dueño y Señor de nuestra vida!

«…y toda lengua confiese que Jesucristo es el Señor, para gloria de Dios Padre.» (Filipenses 2.11) Cuando se cruzaban dos personas en el Imperio Romano,...

78 La bisabuela de un rey

Una gran alegría está por suceder. Podemos anticipar que una boda y un nacimiento están en camino, que alegrarán a todos, y muchísimo más a Noemí.

Julia Gonzaga en la Reforma Italiana

Julia Gonzaga, por Bartolomé de Piompo. A Juan de Valdés, cuyo hermano, Alfonso, era secretario del emperador, se lo recuerda como el primer autor «luterano»...

111 El jarro de aceite sin fondo

La esposa de un profeta que había fallecido no podía pagar una deuda para proteger a sus hijos, sin embargo, no necesitó lujos para cubrir sus deudas.
Artículo anterior¿Cómo usas tu tiempo?
Artículo siguiente¿Cómo nos vemos?

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí