spot_img

¡Llegaremos!

Compártelo:

«Encomienda a Jehová tus obras, y tus pensamientos serán afirmados.» (Proverbios 16.3)

 ¡Llegaremos!
Imagen provista por unsplash.com/@edg0308

Gisela tenía un sueño definido: estudiar y graduarse en la universidad. Por eso, a pesar de las dificultades económicas que tenía su familia, hizo el mayor esfuerzo por concretar su deseo. Trabajó en cafeterías, restaurantes de comidas rápidas, realizó tareas de limpieza y hasta ofreció su ayuda como niñera. Todo con el propósito de alcanzar lo que se había propuesto.

No le resultaba nada sencillo coordinar sus horarios y cursar las materias al ritmo de los demás estudiantes. De hecho, cuando estaba en el segundo año de la carrera se vio obligada a disminuir la marcha y tomar solo la mitad de las asignaturas. Era obvio: sus compañeros de estudio la aventajaron y, al cabo de cierto tiempo, lograron el título que ella también anhelaba conseguir algún día.

Su entorno familiar no ayudaba mucho. Tampoco su grupo de amigas, de quienes no solía recibir demasiado ánimo. ¡Es que era la primera –y hasta el momento, la única– que se había animado a dar ese paso!

Pero casi diez años después de haber comenzado, luego de incontables noches sin dormir, poco tiempo para el ocio, muchas lecturas y largas tazas de café, ¡Gisela logró graduarse en la universidad!

Ella pudo llegar a la meta, ver la realización de su proyecto. Dios valora nuestro esfuerzo sincero y, aunque a veces nos cueste llegar, en las manos de Dios podremos concretar todo aquello que nos propongamos conforme a su voluntad. ¡Llegaremos!

Sumérgete: Si tenemos fe y nos comprometemos con Jesús, ¡lograremos alcanzar lo que parece imposible!

.

━ Popular

Qué dice la Biblia acerca del chisme

El chisme se distingue de compartir información por su intención. El traficante de chismorreos tiene como meta edificarse a sí mismo por medio de hacer ver mal a los demás y exaltar su gran conocimiento de los demás.

Perdidos en nuestra propia manera de vivir

«Os digo que así habrá más gozo en el cielo por un pecador que se arrepiente, que por noventa y nueve justos que no necesitan de arrepentimiento.» (Lucas 15.7)

¿Tu compromiso es frágil o contundente?

Se necesitan un montón de reglas para asegurar el cumplimiento de lo pactado. Perder el honor significaba la desconfianza y la vergüenza.

326 La vida nueva

Nuestro pensamiento es una pieza fundamental para poder entender a Dios y su voluntad para nosotros.

¡Vivamos nuestra sexualidad!

Los seguidores de Jesús tratamos de hacer todo lo que le agrada a Dios porque sabemos que nuestra vida será más feliz y completa de esa manera. ¡Esperemos hasta el matrimonio para disfrutar del placer sexual a pleno!
Artículo anterior
Artículo siguiente

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí