spot_img

Lo que te aleja de Dios

Date:

Compártelo:

«Y muchos le reprendían para que callase, pero él clamaba mucho más: ¡Hijo de David, ten misericordia de mí!» (Marcos 10.48)

Lo que te aleja de Dios
Imagen provista por unsplash.com/@keemibarra

Al leer los evangelios, los primeros cuatro libros del Nuevo Testamento, hallamos muchas historias de personas que deseaban acercarse a Jesús, pero que por diversas razones no lograban hacerlo.

El ciego Bartimeo, quien pedía limosnas al costado del camino, se había enterado de que Cristo pasaba por allí y quería desesperadamente hablar con él. Pero cuando comenzó a gritar su nombre, algunos le dijeron que se callara. Pero gritó más fuerte y logró que el Maestro se detuviera, lo llamara y lo sanara.

Los niños que jugaban deseaban escuchar las enseñanzas de Jesús, pero los discípulos los regañaban y no les permitían aproximarse hasta él. Pero cuando Jesús vio lo que ocurría, reprendió a sus colaboradores y llamó a los pequeños a su lado.

El joven rico deseaba encontrar algo que le diera sentido a su existencia y por eso se acercó hasta Jesús en busca de consejo. Pero cuando habló con él entendió que la felicidad solo llega cuando una persona permite que Dios dirija su vida, y como él no quería hacerlo completamente, se alejó triste y vacío de la presencia de Cristo.

¿Hay algo que nos impide acercarnos a Jesús? Puede que se trate de otras personas, de nuestro orgullo o nuestros pecados. Sea lo que fuere, no dejemos pasar el tiempo para gritar más fuerte, vencer la timidez y dejar de lado todo lo que nos aleje de Dios. ¡Acerquémonos y comencemos a disfrutar una vida en plenitud!

Sumérgete: Nadie podrá separarnos del amor de Dios, pero debemos tomar la decisión de confiar en él y seguir sus instrucciones para una vida de éxito.

.

━ Popular

¡Conéctate con tu Creador!

«Yo soy la vid, vosotros los pámpanos; el que permanece en mí, y yo en él, éste lleva mucho fruto; porque separados de mí...

No dejes que las emociones dirijan tus pensamientos

Algunas personas viven como si estuvieran todo el tiempo en una montaña rusa. En la mayoría de las situaciones, el problema consiste en permitirles a las emociones que dirijan los pensamientos.

Cinco oraciones por tus hijos

La Escritura provee palabras para orar por tus hijos Por Sarah Ortiz ¿Recuerdas la primera vez que pusieron a ese bebé en tus brazos? ¿Puedes recordar...

133 El Señor nos hizo y somos suyos

Me gusta imaginar cómo Dios nos creó: un poco de esto, más un poco de aquello pero en ninguno de nosotros repitió la misma fórmula. ¡Fue tan creativo!

Mi casa

«Si Jehová no edificare la casa, en vano trabajan los que la edifican; si Jehová no guardare la ciudad, en vano vela la guardia.»...
Artículo anteriorMostremos hechos, no palabras
Artículo siguiente¿Te preocupa tu prójimo?

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí