spot_img

Mi casa

Compártelo:

«Si Jehová no edificare la casa, en vano trabajan los que la edifican; si Jehová no guardare la ciudad, en vano vela la guardia.» (Salmos 127.1)

Mi casa
Imagen provista por unsplash.com/@scottwebb

La familia es la organización humana más antigua del mundo. Fue diseñada por Dios como un espacio de armonía caracterizado por el amor incondicional que permite la reproducción, la preservación y el desarrollo pleno del ser humano. Debe ser el lugar en el que uno encuentre libertad para abrirse y quitarse toda máscara: ¡mostrarse tal cual somos! Pero, lamentablemente, muchas veces no es así…

Marcos viajó a cierta ciudad con el propósito de ser el orador de un encuentro de Semana Santa. Al día siguiente de su primera conferencia se le acercaron dos señoras. Ambas le compartieron sus tristezas: María sufría los insultos y golpes de su hermano mayor, quien quería usurpar su casa y desalojarla; por otro lado, Rosa era maltratada día y noche por su esposo alcohólico. «Me pega cuando está borracho… y cuando no lo está también»—, dijo entre lágrimas.

Henri Nouwen escribió: «Fuera de la casa de Dios, hermanos y hermanas, maridos y mujeres, amantes y amigos se convierten en rivales e incluso enemigos; cada uno de ellos vive dominado por los celos, las suspicacias y los resentimientos.»*

Sea que disfrutemos de un hogar feliz o experimentemos la soledad que implica vivir en una familia deshecha, aferrémonos incondicionalmente a Dios, pues solamente él podrá satisfacer toda necesidad y brindarnos hoy mismo el amor incondicional que nos permitirá ser felices. ¡Atrevámonos y descubriremos una nueva plenitud de vida!

Sumérgete: ¡Dios es el autor de la familia! Cuando planeemos formar nuestro propio hogar, recordemos que él debe ser el centro, el más importante. ¡En la Biblia hallaremos sus instrucciones para tener una familia feliz!

* «El Regreso del Hijo Pródigo», PPC, página 88.

.

━ Popular

24. Refugio

A veces, cuando sentimos tristeza, deseamos encontrarnos con un refugio que nos brinde apoyo y nos demuestre amor en tiempos difíciles. Dios nos proporciona ese abrigo siempre y cuando confiemos en él. En este episodio descubriremos cómo Dios nos acompaña en cada paso.

El líder y la comunión con Dios

El valor del individuo se demuestra por sus logros y éxitos en nuestra sociedad y cultura.  Cuando se presenta a un conferenciante

Jesús brilló como el Sol

A la gloria se accede por el camino de la cruz. Jesús lo sabía. Sus discípulos lo supieron. Es muy importante que nosotros también sepamos.

¿En qué estación se encuentra tu vida?

«Todo lo hizo hermoso en su tiempo; y ha puesto eternidad en el corazón de ellos, sin que alcance el hombre a entender la...

¿Silencio?

El silencio es una buena manera de resolver los problemas. ¡Tonterías! De esa forma solo se logra perder amistades y llenarse de amargura.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí