spot_img

¡Necesitamos disciplina!

Date:

Compártelo:

«Ejercítate para la piedad.» (1 Timoteo 4.7b)

¡Necesitamos disciplina!
Imagen provista por pexels.com/es-es/@goumbik

La palabra «disciplina» designa mucho más que un castigo o la reprensión por haber hecho algo malo. Más que nada, define todo lo que una persona hace para lograr los objetivos que se haya propuesto.

Si un deportista quiere lograr un alto rendimiento en el campo de deportes, dedicará varias horas a la práctica. Si un músico es parte de una orquesta que presentará una serie de conciertos, invertirá tiempo para ensayar cada pieza musical a la perfección. Si un estudiante desea lograr el éxito en su carrera, pasará gran parte del día ocupado en el estudio.

Lo mismo ocurre con quienes deciden seguir a Jesús y crecer en la fe. Porque la palabra «disciplina» proviene de «discípulo»: alguien que hace todo lo posible por parecerse cada vez más a su maestro.

Si queremos lograrlo, debemos comenzar por controlar nuestras pasiones y deseos. Es cierto que las tentaciones están por todos lados, pero si de antemano decidimos cuáles serán nuestros principios y valores, podremos vencer sobre ellas y no hacerles caso. Y luego, casi al mismo tiempo, también es importante que decidamos ejercitarnos en la fe: hacer lo que Dios nos pide, reemplazar lo malo con lo bueno, pensar en cosas positivas en lugar de negativas.

Alguien dijo hace tiempo: «Sería una tragedia pasar varios años en la iglesia, y aun servir a Dios, sin llegar a parecernos a Jesús más que el día en que lo conocimos.»

Si nos disciplinamos, ¡podremos lograr ese gran objetivo de la vida!

Sumérgete: La oración y la lectura diaria de la Biblia son prácticas fundamentales que nos ayudarán a disciplinar nuestra vida y avanzar en el crecimiento personal.

.

━ Popular

El día del Señor – 2 Pedro 3.9-18

Debido a diferentes acontecimientos —guerras, hambrunas, persecuciones—, muchos cristianos entienden que la Segunda Venida de Cristo está realmente a las puertas.

No esperes que «lleguen las ganas», ¡actúa!

«…sino que golpeo mi cuerpo, y lo pongo en servidumbre, no sea que habiendo sido heraldo para otros, yo mismo venga a ser eliminado.»...

224 Enseñanzas para las multitudes

Mucha gente disfrutaba las enseñanzas de Jesús y para estar con él, caminaba por horas. Jesús no sólo se preocupó de enseñar.

160 La escritura en la pared

Es fácil olvidar lo que ha hecho Dios por nosotros. Aunque Nabucodonosor reconoció a Dios como el más grande, su hijo Belsasar, lo hizo a un lado.

Mi espíritu se fortalece en la prueba

Si algo tenemos claro los cristianos, es que nuestra fe y amor por Jesucristo no nos libra de las pruebas que producen dolor y...

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí