spot_img

¿Necesitas que Dios restaure tu vida?

Compártelo:

«Examinaos a vosotros mismos si estáis en la fe; probaos a vosotros mismos. ¿O no os conocéis a vosotros mismos, que Jesucristo está en vosotros, a menos que estéis reprobados?» (2 Corintios 13.5)

¿Necesitas que Dios restaure tu vida?
Imagen provista por unsplash.com/@roadtripwithraj

Los pescadores habían trabajado durante toda la noche y estaban cansados. Ni el frío había logrado detener su obligación. Sabían que tenían una oportunidad y no estaban dispuestos a desperdiciarla.

Con la barca amarrada cerca de la orilla, y antes de regresar a sus casas, realizaban dos tareas importantes: separaban lo que habían pescado, para vendérselo a los mercaderes; y dedicaban unos momentos para verificar el estado de sus redes y limpiarlas.

Cuando hallaban que algo no estaba bien, allí mismo se ponían a coser y remendar las redes. ¡Los pescadores sabían que era muy importante tener sus redes restauradas y listas para la pesca!

¿Y cómo estamos nosotros? ¿Necesitamos que algún sector de nuestra vida sea restaurado por Dios? Tal vez alguien nos haya herido con sus palabras o su actitud, o quizás hayamos cometido algún pecado que enturbió nuestra alegría y pureza. Cuanto antes, mostrémosle a Dios nuestra vida tal y como está, y dejemos que él nos restaure para que podamos vivir la vida que él planeó para nosotros.

Sumérgete: Restaurar es volver a poner las cosas en su lugar. Dios quiere ayudarnos a remendar nuestras relaciones rotas, sanar nuestros sentimientos y volver a darnos la pureza que perdimos por culpa del pecado. Acerquémonos a él, mostrémosle nuestro arrepentimiento y nuestros deseos de ser sanados. ¡Él obrará en nuestras vidas!

.

━ Popular

29 José tiene que trabajar mucho

A pesar del daño que otros quieran ocasionarnos, Dios puede transformar esa dificultad en algo bueno para nosotros y para los que nos rodean.

Evaluando nuestra vida espiritual

No hay crecimiento constante y fruto, como ciudadanos del reino, si no nos proponemos aceptar la corrección y guía del Espíritu Santo.

21 Mi pastor

21 Mi pastor

187 Jesús y su amigo

Los líderes religiosos se sorprendían de la manera en que Juan el Bautista compartía el mensaje de arrepentimiento con la gente, y estaban confundidos.

272 Un hogar en el cielo

Jesús empieza a hablar de su muerte y de un lugar al que iría donde estaría junto a su Padre Dios. ¿Te imaginas cómo será?

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí