spot_img

No esperes que «lleguen las ganas», ¡actúa!

Date:

Compártelo:

«…sino que golpeo mi cuerpo, y lo pongo en servidumbre, no sea que habiendo sido heraldo para otros, yo mismo venga a ser eliminado.» (1 Corintios 9.27)

No esperes que «lleguen las ganas», ¡actúa!
Imagen provista por unsplash.com/@jaelynnalexis

Cuánto tiempo perdemos esperando que lleguen «las ganas». No siempre tenemos ganas de levantarnos temprano, quizás en la madrugada, para ir a trabajar. Tampoco es fácil dedicar un tiempo para estudiar y llegar bien a los exámenes. ¡Dan ganas de salir, de hacer cosas más divertidas!

Pero el estudiante sabe que si recibe buenas calificaciones logrará pasar de curso. El trabajador sabe que además de superarse y desarrollar sus talentos, a fin de mes recibirá el salario como fruto de tanto esfuerzo.

Lo mismo ocurre al seguir a Jesús. A veces no dan ganas de orar, leer la Biblia y asistir a la iglesia. ¡Siempre hay algo que parece más importante! Sin embargo, todos sabemos que hablar con Dios cada día, conocer sus planes para nuestra vida y compartir un tiempo semanal con otras personas que aman al Señor siempre será de bendición y nos ayudará a crecer en la vida espiritual.

No esperemos que «vengan las ganas». Empecemos a orar, leer, estudiar y trabajar, y las ganas –sentimientos que vienen y van– acompañarán nuestra decisión y podremos disfrutar haciendo lo que es bueno para nuestra vida.

Sumérgete: La disciplina personal nos ayudará a progresar en cada cosa que decidamos hacer. Tratemos de estudiar todos los días un poco. Intentemos leer un capítulo de la Biblia cada noche antes de acostarnos. Hablemos con Dios todas las mañanas o las tardes a la misma hora.

.

━ Popular

¿Qué significa la santidad?

Pedirle a él cada día que perdone nuestros pecados y nos ayude a vivir con alegría, sinceridad y paz en el corazón. ¡Vivir en santidad!

226 Jesús sana a los enfermos de Genesaret

Creían confiadamente en el poder de Jesús. La gente que le seguía estaba segura de que Jesús podía sanar  a los enfermos. 

Agradecer a Dios en toda circunstancia

Sabemos que Dios está con nosotros y que con su mano nos sostiene, aun cuando parezca que batallamos solos contra las tormentas, nos ama más allá de todo.

¿Cómo podemos hablar de Cristo?

«Y todos los días, en el templo y por las casas, no cesaban de enseñar y predicar a Jesucristo.» (Hechos 5.42) Cuando Jesucristo resucitó les...

¡Seamos sinceros!

«He aquí, tú amas la verdad en lo íntimo, y en lo secreto me has hecho comprender sabiduría.» (Salmos 51.6) Algunos mercaderes romanos de la...

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí