spot_img

Nuestra comunidad no está sola

Compártelo:

«Pero Jesús mismo no se fiaba de ellos, porque conocía a todos, y no tenía necesidad de que nadie le diese testimonio del hombre, pues él sabía lo que había en el hombre.» (Juan 2.24-25)

¿Cuáles son las necesidades de nuestra comunidad? ¿Qué tentaciones utiliza el diablo para conducir a la gente al pecado y arruinarle la vida? ¿Cuáles son los mayores desafíos sociales, económicos y culturales de nuestra nación?

Es sorprendente, pero a veces hay jóvenes que sirven a Jesús con entusiasmo y desean ser personas de bendición en su ciudad, ¡pero ni siquiera están al día con los últimos acontecimientos que suceden allí! Tal vez tienen tantas actividades que «el tiempo no les alcanza» para darse cuenta de lo que pasa a su alrededor.

Pero nosotros, que deseamos ayudar en nuestra comunidad, sigamos estos sencillos consejos:

– Invirtamos unos minutos cada día para leer los periódicos. Casi todos ellos tienen páginas web, así que no será necesario que gastemos demasiado dinero.

– Con frecuencia, visitemos las librerías de la ciudad y conozcamos cuáles son los libros más vendidos, qué leen las personas que nos rodean.

– Lo mismo se podría decir de la radio, la televisión, las películas, etc.

– Hay sitios en la Internet en donde podremos acceder a estadísticas, encuestas y otras consultas que nos ayudarán a tener un panorama general de lo que ocurre en nuestro país y en nuestra ciudad.

Por supuesto, nada podrá reemplazar nuestra relación personal con la gente. ¡Convirtámonos en personas que aman al ser humano y se preocupan por conocerlo! ¡Seres que comparten el amor de Jesús con todas las personas sin hacer distinciones ni discriminar a nadie!

Sumérgete: Dios tiene planes para nuestra comunidad. ¡Así lo afirma la Biblia! Vivamos como personas comprometidas con Jesús y su mensaje de amor, perdón y paz para todos.

.

━ Popular

193 La mujer del pozo

Hay personas a quienes miramos de lejos, que preferiríamos que no se acerquen, porque pensamos que son inferiores a nosotros.

¿Cómo debe ser nuestro testimonio?

Todos somos testigos de Jesús y tenemos la responsabilidad de contar como él ha tocado nuestra vida y la ha transformado para que sea plena.

263 Sanidad en el templo

Los fariseos no querían que Jesús siguiera haciendo sus milagros en el lugar, buscaban cualquier excusa para molestarle.

219 Jesús sana a dos ciegos

Hoy escucharemos la historia de dos hombres que no podían ver con sus ojos, pero en su corazón tenían la convicción de que Jesús podía sanar.  

LH017 Sale a luz una nueva revisión de la Biblia la “Reina- Valera 1960”

Escucha y suscríbete a nuestro pódcast desde tu dispositivo móvil vía: Apple Podcast | Spotify | Google Podcast | Ivoox | RSS Las Sociedades...

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí