spot_img

Nuestro pecado nos alcanzará

Date:

Compártelo:

Números 32.23

Introducción

Dos tribus de Israel fueron a Moisés a hacerle un pedido especial. Eso dio lugar a la declaración de Moisés: «Si no lo hacen así, habrán pecado a los ojos del Señor, y sepan bien que su pecado los alcanzará».

El alcance del pecado

Tarde o temprano nos alcanza – No es Dios quien viene a nuestro encuentro para castigarnos, es el mismo pecado que nos separa de Dios (Rom 6.23)

Alcanzó a Caín, a Judas, a David. Enfermedades, demencia, drogas.

Pablo dice lo mismo en Gálatas 6.7: «No se engañen, Dios no puede ser burlado. Todo lo que el hombre siembre, eso también cosechará». Es la ley de la siembra y la cosecha.

El mundo está cosechando su propia semilla. Nada ha quedado intacto. Todo ha sido afectado: Salud, hogar, ecología, cultura. ¡El pecado es terrible y siempre provoca daño!

El pecado aguarda paciente hasta morder. Incluso nos espera más allá de la tumba (Lázaro y el rico)

El freno del pecado

El muro de la gracia: Una sola cosa detiene las consecuencias del pecado: Jesucristo.

Se necesitaba a alguien que pudiera pagar la deuda impagable de una humanidad en bancarrota.

Esa fue la obra de Dios – Enviar a su Hijo. Isaías 53 nos revela dos cosas:

La obra del pecado (v. 3)

La liberación del pecado (v. 6)

La obra del Cristo detiene el castigo del pecado sobre nosotros.

Conclusión

Tenemos que arrepentirnos de nuestro pecado y acercarnos a Cristo, o esperar la infalible obra del pecado en nuestra vida. Es Cristo o la consecuencia del pecado. No hay tierra neutral.

.

━ Popular

224 Enseñanzas para las multitudes

Mucha gente disfrutaba las enseñanzas de Jesús y para estar con él, caminaba por horas. Jesús no sólo se preocupó de enseñar.

¡Dios proveerá!

La Biblia está llena de promesas acerca de la provisión de Dios. Muchos versículos aseguran que nuestro Creador está súper interesado en nuestra vida

Preparémonos para la carrera de la vida

«Y los discípulos estaban llenos de gozo y del Espíritu Santo.» (Hechos 13.52) Todo estaba preparado. La carrera comenzaría en pocos minutos y los competidores...

El equilibrio de la prosperidad

Los cristianos —que por historia o por histeria somos pendulares— tenemos la tendencia de ir a los extremos. Glorificamos la pobreza (soñando secretamente con ser ricos) o exaltamos la prosperidad soñando también con tener más.

La guerra espiritual – Un bosquejo

«Ponte de pie, que me he aparecido a ti porque tú vas a ser ministro y testigo de lo que has visto, y de lo que aún te voy a mostrar.
Artículo anteriorDame, Señor
Artículo siguienteLa vida en contraste

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí