Nuestro pecado nos alcanzará

Números 32.23

Introducción

Dos tribus de Israel fueron a Moisés a hacerle un pedido especial. Eso dio lugar a la declaración de Moisés: «Si no lo hacen así, habrán pecado a los ojos del Señor, y sepan bien que su pecado los alcanzará».

El alcance del pecado

Tarde o temprano nos alcanza – No es Dios quien viene a nuestro encuentro para castigarnos, es el mismo pecado que nos separa de Dios (Rom 6.23)

Alcanzó a Caín, a Judas, a David. Enfermedades, demencia, drogas.

Pablo dice lo mismo en Gálatas 6.7: «No se engañen, Dios no puede ser burlado. Todo lo que el hombre siembre, eso también cosechará». Es la ley de la siembra y la cosecha.

El mundo está cosechando su propia semilla. Nada ha quedado intacto. Todo ha sido afectado: Salud, hogar, ecología, cultura. ¡El pecado es terrible y siempre provoca daño!

El pecado aguarda paciente hasta morder. Incluso nos espera más allá de la tumba (Lázaro y el rico)

El freno del pecado

El muro de la gracia: Una sola cosa detiene las consecuencias del pecado: Jesucristo.

Se necesitaba a alguien que pudiera pagar la deuda impagable de una humanidad en bancarrota.

Esa fue la obra de Dios – Enviar a su Hijo. Isaías 53 nos revela dos cosas:

La obra del pecado (v. 3)

La liberación del pecado (v. 6)

La obra del Cristo detiene el castigo del pecado sobre nosotros.

Conclusión

Tenemos que arrepentirnos de nuestro pecado y acercarnos a Cristo, o esperar la infalible obra del pecado en nuestra vida. Es Cristo o la consecuencia del pecado. No hay tierra neutral.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio