36. Alabemos a Dios, nuestro rey