spot_img

¡Qué difícil es perdonar!

Date:

Compártelo:

«Y cuando estéis orando, perdonad, si tenéis algo contra alguno, para que también vuestro Padre que está en los cielos os perdone a vosotros vuestras ofensas. Porque si vosotros no perdonáis, tampoco vuestro Padre que está en los cielos os perdonará vuestras ofensas.» (Marcos 11.25-26)

Imagen provista por unsplash.com/@tjump

¡Qué difícil es perdonar a los demás!

Una palabra fuera de lugar, una mentira que alguien dijo, un golpe intencional mientras practicábamos deporte, un gesto provocativo que terminó en una pelea, la ausencia de nuestros amigos cuando más los necesitábamos, las burlas que sufrimos y así podríamos seguir aumentando la lista de cosas, momentos y palabras que nos han herido y hacen que parezca imposible perdonar a quien nos ofendió.

¡Pero Jesús nos enseña que debemos perdonar! Cuando sus seguidores le pidieron que les enseñara a hablar con Dios y a relacionarse con los demás, fue muy claro al decir que el perdón es muy importante para vivir bien, con un corazón libre de toda amargura.

¿Cómo perdonar a los demás cuando en realidad deseamos todo lo contrario?

  • Primero, no perdamos el tiempo recordando lo malo que nos han hecho. ¡La vida es más que eso!
  • Segundo, intentemos hablar con la persona que nos ofendió y digámosle qué nos hizo daño. ¡Quizás ni se haya dado cuenta!
  • Tercero, digámosle que a pesar del dolor que sentimos, preferimos perdonar, y que lo hacemos porque así como Dios nos perdona, nos ayuda a perdonar a quienes nos hayan ofendido.

Es difícil perdonar, pero no es imposible. Si el amor de Dios está en nuestro corazón seremos capaces de amar a los demás y practicar este hábito saludable para nuestra vida.

Sumérgete: Tal vez haya personas con quienes dejamos de hablar o relacionarnos por lo que nos han hecho. A pesar de lo que sintamos, pidámosle a Dios que nos ayude a perdonarlas y busquemos maneras de reconciliarnos.

.

━ Popular

Desarrollando el hábito de la oración 2 Crónicas 20.1-30

Los discípulos vieron a Jesús haciendo señales y maravillas, enseñando y predicando durante sus tres años de ministerio.

114 Artajerjes permite a Nehemías ir a Jerusalén

Todos tenemos algo que nos angustia y nos duele el corazón, nos llenamos de tristeza aunque sabemos que podríamos hacer algo al respecto.

¿Sufres de soledad?

«Aunque ande en valle de sombra de muerte, no temeré mal alguno, porque tú estarás conmigo; tu vara y tu cayado me infundirán aliento.»...

144 El Señor consuela a Jerusalén

Cuando algo nos duele o nos lastima esperamos que quien esté cerca pueda ayudarnos y consolarnos. Dios no es indiferente a tu dolor.

¿Te preocupa solo tu bienestar?

«Ninguno busque su propio bien, sino el del otro.» (1 Corintios 10.24) El odio es lo contrario al amor. La indignación brota como resultado de...
Artículo siguienteAlgo más que discípulos

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí