Podemos impactar aun detrás de bambalinas

Podemos impactar aun detrás de bambalinas

«Ni el ojo puede decir a la mano: No te necesito, ni tampoco la cabeza a los pies: No tengo necesidad de vosotros. Antes bien los miembros del cuerpo que parecen más débiles, son los más necesarios.» (1 Corintios 12.21-22)

Podemos impactar aun detrás de bambalinas
Imagen provista por pexels.com/es-es/@monica

Disfrutar de una obra de teatro es una vivencia formidable. La emoción de observar cada escena a medida que transcurre el programa, la sensación de cercanía que se genera entre los actores y el público, la ilusión de participar en el relato, aunque más no sea a través de las risas y los aplausos, todo es parte de una experiencia artística inigualable.

Cuando finaliza una representación, los actores suelen pararse frente a los espectadores y hacer ademanes de gratitud mientras reciben expresiones de reconocimiento por su buen desempeño.

Es interesante, pero no suele pasar lo mismo con aquellos que trabajan en el anonimato detrás de bambalinas. Sin embargo, si esa gran cantidad de gente no cumpliera con su tarea, difícilmente las obras teatrales podrían ser una realidad.

Lo mismo ocurre con las películas y esa larga lista de profesionales del espectáculo que figura al final de cada cinta.

Todos los seres humanos desempeñamos un rol en la vida. Algunos tienen papeles que demandan una mayor exposición pública y otros cumplen su parte detrás de la escenografía. Pero si cada persona desarrolla su función con responsabilidad, el resultado beneficiará a todos por igual.

Y esto también se aplica a cada etapa de nuestro desarrollo como personas. ¡Qué importa si ahora debemos permanecer tras bambalinas y poner el esfuerzo en asuntos que pasan inadvertidos a los ojos de los demás! Celebremos cada momento con la alegría que significa saber que Dios está con nosotros, nos presta atención y nos ayuda a vivir la vida al máximo.

Sumérgete: Por donde sea que lo miremos, el mundo está lleno de actividades realizadas por el ser humano. Gente como tú y yo, que día a día hace su parte para que todo funcione. ¿Y nosotros? ¿Cumplimos con nuestras tareas?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio