spot_img

¡Pongámonos en los zapatos de otro!

Date:

Compártelo:

«Por esto, mis amados hermanos, todo hombre sea pronto para oír, tardo para hablar, tardo para airarse.» (Santiago 1.19)

¡Pongámonos en los zapatos de otro!
Imagen provista por unsplash.com/@andrewtanglao

Una famosa frase dice: «Hay que aprender a ponerse en los zapatos del otro.» ¿Qué significa? En una ocasión Julieta viajaba en el autobús rumbo a la universidad. Aprovechaba el trayecto para leer los apuntes y tratar de estudiar algo antes de llegar a su clase. Pero de repente, unos niños comenzaron a gritar y hacer lío. ¡Y lo peor era que el papá no los reprendía ni los hacía callar!

Entonces, muy enojada por la situación, Julieta se dirigió al hombre y le dijo en voz alta: «Escuche, señor, ¿no debería calmar a sus hijos? ¡Están molestando a todos los pasajeros!» El padre la miró sorprendido y le respondió con voz pausada: «Es cierto, creo que debería hacerlo, pero estamos regresando del cementerio en donde acabamos de enterrar a su mamá. Haré lo posible para que se comporten mejor.»

¡Julieta no sabía qué decir ni hacer! Había sido muy ruda con aquel hombre sin considerar la posibilidad de que algo malo le estuviera sucediendo. ¡Podría haberlo tratado mejor!

Todos los días pasan muchas personas a nuestro lado. Cada una con su propia realidad de vida. La frase del principio significa que antes de hablar, criticar y juzgar a los demás, tratemos primero de ponernos en su lugar e indagar qué puede estar pasándoles. Esta actitud, llamada «empatía», nos ayudará a ser mejores, más humanos y compasivos.

Sumérgete: ¿Qué ocurriría si Dios nos tratara de la misma manera en que tratamos a los demás? Felizmente no es así, Dios nos mira con amor y extiende su misericordia sobre nuestra vida. ¡Imitemos su ejemplo en cada una de nuestras relaciones interpersonales!

Más artículos para crecer en la fe y conocimiento de la Biblia: haz clic aquí

.

━ Popular

¡A la hoguera por traducir la Biblia!

Algunos han dado, literalmente, todo por amor a Dios y a su Palabra. William Tyndale, dio su vida por traducir la Biblia al idioma de la gente de su tiempo.

El Antiguo Testamento en el Nuevo Testamento — Parte 1

En tiempos antiguos Dios habló a nuestros antepasados muchas veces y de muchas maneras por medio de los profetas. Ahora, en estos tiempos últimos, nos...

121 Ester salva a su pueblo

Muchas veces el corazón está lleno de amargura contra otros, así como el corazón de Amam, pero el rey supo saber escuchar y entender.

Elecciones sabias

«Muéstrame, oh Jehová, tus caminos; enséñame tus sendas. Encamíname en tu verdad, y enséñame, porque tú eres el Dios de mi salvación; en ti...

29. Raíces

El secreto para que un árbol esté de pie, está en sus raíces que son su fortaleza. Así también nosotros podemos fortalecernos con la ayuda de Dios. Sin embargo también se requiere dedicar tiempo a nuestro Creador. Escuchemos en este episodio ¿Cómo se fortalecen nuestras raíces?

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí