spot_img

¿Qué «desierto» estás dispuesto a urbanizar?

Date:

Compártelo:

«Jesús le dijo: Si puedes creer, al que cree todo le es posible.» (Marcos 9.23)

¿Qué «desierto» estás dispuesto a urbanizar?
Imagen provista por unsplash.com/@katekerdi

Cuando Carlos arribó a aquella zona árida del sur de Buenos Aires (Argentina), su inmensidad le hizo tragar saliva y lo llevó a considerar la posibilidad de abandonar su proyecto. ¡Kilómetros de arena junto a una extensa costa marítima!

«Cuando llegué, solo se podían ver el cielo, el mar y la arena. El camino era largo y la lucha, ardua. Cavé con mis manos en un valle del arenal y hallé agua fresca. Mi imaginación superó los años por venir y vi verdear las colinas, blancos chalets de rojos techos y arboledas.»

Con esas palabras, Carlos Gesell (1891-1979) solía contar cómo nació su visión. La decisión estaba tomada: «Sin pensarlo más» –escribió en su diario– «resolví comprar todo lo que mi dinero me permitiese.» Entonces, utilizando especies nativas de árboles, comenzó con la fijación de las dunas para luego seguir con la forestación completa de aquella área.

De esa manera, con esfuerzo y dedicación, fundó una ciudad que hoy día es la residencia de una población de 30.000 habitantes y el deleite de miles de turistas que llegan cada verano.

Toda una inmensa arboleda comenzó con un hombre que se animó a plantar un primer árbol. El sueño de una persona que no cedió ante el pesimismo y se aventuró en un gran proyecto que logró hacer realidad a lo largo de su vida.

Se dice que mientras abrazaba uno de sus árboles, Carlos expresó: «Triunfó mi fe. ¡Urbanicé un desierto!»

¿Qué «desiertos» urbanizaremos nosotros?

Sumérgete: No pasemos la vida con sueños y visiones de lo que nos gustaría realizar. Pidámosle a Dios que nos dé la sabiduría y las fuerzas necesarias para lograr lo que nos hayamos propuesto desarrollar. ¡Decidámonos a comenzar!

.

━ Popular

262 El desalojo del templo

En este capítulo vamos a ver cómo Jesús se molesta con quienes vendían ofrendas muy caras a las personas. ¡Abusaban de la fe de muchos!

Dame, Señor

Casi comienzo con vergüenza, porque es tanto lo que me has dado que no me atrevo a pedir más, pero mi osadía, Señor, descansa en tu abundante misericordia.

147 Jeremías predica en el templo

¡Qué valiente fue Jeremías al decir al pueblo lo malo que estaban haciendo y qué compasivo fue Dios al darles una oportunidad de cambiar!

24. Refugio

A veces, cuando sentimos tristeza, deseamos encontrarnos con un refugio que nos brinde apoyo y nos demuestre amor en tiempos difíciles. Dios nos proporciona ese abrigo siempre y cuando confiemos en él. En este episodio descubriremos cómo Dios nos acompaña en cada paso.

27. Abrigo

El abrigo es un elemento que nos proporciona seguridad y nos cubre de la tormenta. El amor de Dios funciona así: él nos acoge y nos garantiza su cuidado. Escuchemos cómo sus promesas se cumplen al invitarlo a nuestro corazón.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí