spot_img

¿Qué Dios espera de nosotros?

Compártelo:

«Porque la ley del Espíritu de vida en Cristo Jesús me ha librado de la ley del pecado y de la muerte.» (Romanos 8.2)

¿Qué Dios espera de nosotros?
Imagen provista por unsplash.com/@benwhitephotography

En el Antiguo Testamento –la primera parte de la Biblia– hay varios mandamientos. Los más famosos son los que todos conocemos como los «Diez Mandamientos». ¡Incluso se han hecho películas con ese título!

Algunas personas piensan que en el Nuevo Testamento ya ni se mencionan las obligaciones que tenemos para con Dios y nuestro prójimo. ¡Pero no es cierto! ¡Los mandamientos se hacen más numerosos y completos!

Por ejemplo, a la gente que vivía antes del nacimiento de Jesús se le pedía que no cometiera adulterio. Es decir, que ningún esposo engañara a su esposa con otra mujer, y viceversa. En el Nuevo Testamento Jesús confirma ese mandamiento y va un paso más allá: no solo dice que eso no está bien, sino que tampoco agrada a Dios que una persona desee sexualmente en su corazón al marido o la mujer de otro. ¡Y así con varias cosas más!

¿Dónde está la diferencia entonces? ¡Quién puede hacer lo que Dios nos pide!

La clave está en que ahora, gracias a la muerte de Jesús en la cruz y su resurrección, el Espíritu Santo nos da la fuerza necesaria para ganarles a la tentación y al pecado que habita en nosotros.

Podremos lograr todo lo que Jesús nos pide porque su presencia está en nosotros. ¡Permitamos que controle todo nuestro ser, espíritu, alma y cuerpo!

Sumérgete: Dios no solo pide que le hagamos caso y vivamos nuestra vida de acuerdo a sus enseñanzas, ¡también nos da las fuerzas necesarias para vivir su vida en nosotros!

.

━ Popular

¿Cómo es tu relación con Dios?

«Y se cumplió la Escritura que dice: Abraham creyó a Dios, y le fue contado por justicia.» (Santiago 2.23) ¡Quién dijo que era fácil estar...

Problemas especiales en la traducción del Antiguo Testamento — Parte 1

Los problemas que uno encuentra en la traducción son de muchas clases, y los más difíciles se podrían clasificar en más de una categoría.

¡Disfrutemos cada etapa de desarrollo!

Debemos desprendernos de los recuerdos negativos pero por otro, es necesario que cada día nos nutramos del entusiasmo, la sabiduría y la valentía.

239 El leproso sanado

Caminando Jesús a Jerusalén se encontró con 10 leprosos pedían compasión. Los leprosos obedecieron y fueron limpios, pero sólo uno fue agradecido. 

173 Canto de alegría por Jerusalén

Sofonías comunicó al pueblo lo que Dios había dicho. Dentro de este libro te encontrarás con llamados de atención, pero también con un canto de alegría.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí