spot_img

¿Qué nos mueve a seguir a Dios?

Compártelo:

«Le dijo la tercera vez: Simón, hijo de Jonás, ¿me amas? Pedro se entristeció de que le dijese la tercera vez: ¿Me amas? y le respondió: Señor, tú lo sabes todo; tú sabes que te amo. Jesús le dijo: Apacienta mis ovejas.» (Juan 21.17)

¿Qué nos mueve a seguir a Dios?
Photo by Dr Josiah Sarpong on Unsplash

Es importante que de vez en cuando nos preguntemos acerca de nuestra fe. ¿Por qué creemos en Dios? ¿Qué nos impulsa a seguir sus caminos? ¿En qué se basa nuestra creencia? ¿Por qué leemos la Biblia y seguimos sus enseñanzas? 

Consideremos el siguiente poema: 

«No me mueve, mi Dios, para quererte
el cielo que me tienes prometido,
ni me mueve el infierno tan temido
para dejar por eso de ofenderte. 

»Tú me mueves, Señor, me mueve verte

clavado en una cruz y escarnecido,
me mueve ver tu cuerpo tan herido,
me mueven tus afrentas y tu muerte. 

»Me mueve, en fin, tu amor, y en tal manera,
que aunque no hubiera cielo, yo te amara,
y aunque no hubiera infierno, te temiera. 

»No me tienes que dar porque te quiera,
pues aunque lo que espero no esperara,
lo mismo que te quiero te quisiera.»

Si solo existiera esta vida y no hubiera nada después, ¿seguiríamos confiando en Jesús? ¿Buscaríamos hablar con él solo para gozar de su amistad? ¿Obedeceríamos sus instrucciones por la sencilla razón de agradarlo? ¿Nos conmovería su muerte en la cruz?

Porque más allá de las bendiciones y el cielo prometido, auténticos regalos que disfrutamos cuando confiamos en Jesús, Dios está interesado en desarrollar una relación personal con nosotros. ¡Él nos ama y desea disfrutar de nuestra compañía!

Sumérgete: Aprendamos a relacionarnos con Jesús desde la juventud. No dejemos para mañana la oportunidad de conocerlo y recibir su amor cada día. 

Más artículos para crecer en la fe y conocimiento de la Biblia: haz clic aquí

.

━ Popular

327 El regreso de Cristo

Pablo nos da algunas recomendaciones para vivir bien en comunidad.

277 El error de Pedro

Pedro creía que jamás negaría a Jesús, pero cuando estuvo en un momento complicado y sentía miedo de lo que iba a pasar, hizo aquello que jamás imaginó.

Sabemos, pero…

«…y al que sabe hacer lo bueno, y no lo hace, le es pecado.» (Santiago 4.17) Sabemos que la honestidad es el camino, pero a...

Lección 3 – Perdón y reconciliación

https://youtu.be/11mHlii7HCo Esta lección tiene como propósito, entender que el perdón y la reconciliación ayudan a desarrollar familias fuertes, sanas y en armonía. En la Biblia, Dios...

144 El Señor consuela a Jerusalén

Cuando algo nos duele o nos lastima esperamos que quien esté cerca pueda ayudarnos y consolarnos. Dios no es indiferente a tu dolor.
Artículo anterior
Artículo siguiente

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí