spot_img

Rótulos negativos, ¡cuánto daño hacen!

Compártelo:

«Mas vosotros sois linaje escogido, real sacerdocio, nación santa, pueblo adquirido por Dios, para que anunciéis las virtudes de aquel que os llamó de las tinieblas a su luz admirable.» (1 Pedro 2.9)

Rótulos negativos, ¡cuánto daño hacen!
Imagen provisto por unsplash.com/@anthonytran

 

Es triste, pero algunas personas acostumbran utilizar sobrenombres y rótulos para referirse a los demás. En la mayoría de los casos lo hacen para ridiculizar a la gente y destacar lo que consideran un defecto.

Entre los trece y los catorce años, Enrique creció rapidísimo. ¡En menos de doce meses su estatura aumentó unos 20 centímetros! Su nueva altura y los cambios normales que experimentaba su cuerpo le hacían cometer toda clase de torpezas: se pegaba en la cabeza con el pasamano del autobús, golpeaba a sus compañeros cuando saludaba y, en más de una ocasión, pateaba el balón fuera del campo de juego.

Los muchachos se reían de él, hacían bromas acerca de su altura y le ponían distintos apodos para burlarse.

¡Cuántas personas sufren el maltrato a través de los rótulos que otros les colocan! Y esto, no solo pasa entre los compañeros de estudio y de trabajo, también pasa en las familias. Incluso algunos padres llaman a sus hijos con sobrenombres tales como «inútil», «vago», «tonto», «incapaz», etc.

¿Qué debemos hacer cuando pasa algo así?

En todo momento recordemos que las bromas, aunque sean pesadas, son exageraciones de la realidad. No permitamos, entonces, que los apodos negativos nos hagan creer que somos lo que ellos dicen.

Cada día acerquémonos a Dios, crezcamos y esforcémonos por ser mejores personas. Estar seguro de quiénes somos nos ayudará a desarrollar el carácter y podremos reírnos de los rótulos que otros quieran colocarnos.

Sumérgete: El problema de los apodos es cuando se los utiliza en forma negativa, para burlarse de las personas. Evitemos utilizar sobrenombres al dirigirnos a los demás.

.

━ Popular

Dios es nuestra mejor ayuda

¿Cómo podemos hacer todo lo que Dios nos pide? ¡A veces la vida es tan complicada que parece muy difícil cumplir con todo! Pero la Biblia asegura que podremos aplicar sus enseñanzas y principios en todo lo que hagamos.

Cuando perdemos el rumbo

«Jesús le dijo: Yo soy el camino, y la verdad, y la vida; nadie viene al Padre, sino por mí.» (Juan 14.6)

¡Dios está contigo!

«Aunque mi padre y mi madre me dejaran, con todo, Jehová me recogerá.» (Salmos 27.10) Cuando su padre abandonó la casa, Cristian y Ezequiel sintieron...

23. Sinceridad

La sinceridad se asimila mucho con las fisuras, a simple vista puede que no se note pero en realidad se revelan con el tiempo. Dios quiere que nos esforcemos para ser auténticos con él. Escuchemos en este episodio cómo Dios quiere ayudarnos a ser mejores cada día, al trabajar con nosotros de la mano.

Comunicación

¡Aprendamos a comunicarnos efectivamente con los demás! ¡Celebremos cada oportunidad para crecer en nuestra relación con Dios!

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí