spot_img

¡Seamos sinceros!

Date:

Compártelo:

«He aquí, tú amas la verdad en lo íntimo, y en lo secreto me has hecho comprender sabiduría.» (Salmos 51.6)

¡Seamos sinceros!
Imagen provista por unsplash.com/

Algunos mercaderes romanos de la antigüedad sabían cómo ocultar las fallas y defectos de sus productos. Cuando llegaba a sus manos una pieza de mármol que tenía ciertas grietas, intentaban disimular las fisuras cubriéndolas con un poco de cera.

A simple vista, los clientes no percibían la diferencia entre aquella pieza y una perfecta. ¡Pero qué chasco se llevaban al poco tiempo de tenerla en sus casas! El calor del sol y las condiciones del clima ayudaban a revelar el engaño: la cera caía derretida y podían verse los huecos que los vendedores habían tratado de esconder.

Cuentan por allí que desde entonces los posibles compradores cambiaron de estrategia. Cuando estaban interesados en una figura tallada, preguntaban si no tenía nada que ocultar. ¡Querían saber si era una pieza sin cera! Hay quienes dicen, pues, que ése es el origen de la palabra «sinceridad».

¡Dios quiere que vivamos como personas sinceras! ¡Que no tengamos nada que esconder ni falsear!

Por eso, esforcémonos por practicar la sinceridad como una cualidad principal de nuestro carácter. Seamos personas auténticas con los demás. No mostremos una imagen externa distinta de la real. ¡Digamos siempre la verdad! No ocultemos nuestras fallas y pecados delante de Dios. ¡Al contrario! Mostrémosle nuestros errores y él nos ayudará a repararlos en forma definitiva.

¡Mostremos sinceridad en todo lo que decimos y hacemos!

Sumérgete: Dios anhela que seamos absolutamente sinceros con él. No dejemos de hablar con Dios en oración y alimentémonos con las palabras de la Biblia.

.

━ Popular

El contexto histórico del Antiguo Testamento— Parte 2

Época persa, restauración (538–333 a.C.): El edicto de Ciro— del cual la Biblia conserva dos versiones (Esd 1.2–4; 6.3–5)— permitió a los deportados regresar a...

Quienes tienen esperanza viven una vida plena

La gente se desilusiona y se da por vencida muy rápidamente. A veces ni siquiera aguarda lo suficiente como para darse cuenta de que los problemas no son tan serios como parecían al principio, y entonces se «ahogan» en un «mar» de ansiedades, preocupaciones y nervios.

355 Vivir como Dios quiere

Dios nos enseña muchas cosas y, a veces pensamos que nos prohíbe otras, pero su deseo es que vivamos una vida completa sin hacernos mucho daño en el camino.

El griego del Nuevo Testamento — Parte 2

Nociones previas:  (1) Puesto que existen escritos en el Nuevo Testamento respecto de los cuales no podemos tener certeza absoluta de quién o quiénes hayan...

234 El hombre piedra

Mucha gente dice que Jesús es un maestro, que es un mentiroso o que es una persona más. Y una de las preguntas más importantes que Jesús hizo ¿Quién soy yo? 
Artículo anteriorPodemos sonreír en medio de la prueba
Artículo siguiente¡Lávame Señor!

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí