spot_img

¡Seamos sinceros!

Compártelo:

«He aquí, tú amas la verdad en lo íntimo, y en lo secreto me has hecho comprender sabiduría.» (Salmos 51.6)

¡Seamos sinceros!
Imagen provista por unsplash.com/

Algunos mercaderes romanos de la antigüedad sabían cómo ocultar las fallas y defectos de sus productos. Cuando llegaba a sus manos una pieza de mármol que tenía ciertas grietas, intentaban disimular las fisuras cubriéndolas con un poco de cera.

A simple vista, los clientes no percibían la diferencia entre aquella pieza y una perfecta. ¡Pero qué chasco se llevaban al poco tiempo de tenerla en sus casas! El calor del sol y las condiciones del clima ayudaban a revelar el engaño: la cera caía derretida y podían verse los huecos que los vendedores habían tratado de esconder.

Cuentan por allí que desde entonces los posibles compradores cambiaron de estrategia. Cuando estaban interesados en una figura tallada, preguntaban si no tenía nada que ocultar. ¡Querían saber si era una pieza sin cera! Hay quienes dicen, pues, que ése es el origen de la palabra «sinceridad».

¡Dios quiere que vivamos como personas sinceras! ¡Que no tengamos nada que esconder ni falsear!

Por eso, esforcémonos por practicar la sinceridad como una cualidad principal de nuestro carácter. Seamos personas auténticas con los demás. No mostremos una imagen externa distinta de la real. ¡Digamos siempre la verdad! No ocultemos nuestras fallas y pecados delante de Dios. ¡Al contrario! Mostrémosle nuestros errores y él nos ayudará a repararlos en forma definitiva.

¡Mostremos sinceridad en todo lo que decimos y hacemos!

Sumérgete: Dios anhela que seamos absolutamente sinceros con él. No dejemos de hablar con Dios en oración y alimentémonos con las palabras de la Biblia.

.

━ Popular

¿Vivir sin rumbo o comprometidos con la vida?

Tal vez hoy sea el día en que nos decidamos a cambiar de rumbo para empezar a disfrutar una vida plena. Dios está dispuesto a ayudarnos. ¡La decisión es nuestra!

203 Cómo construir una casa

Hay personas que en lugar de confiar en Dios, prefieren confiar en sus habilidades, en su dinero, en sus posesiones.

271 Cuando cante el gallo

Jesús empieza a hablar con las personas que estaban en el monte de los Olivos y les dice que cuando él muera todos se van a dispersar.

59 El castigo de los cuarenta años

Muchas veces nuestros propios pensamientos nos llevan a vivir cosas que no queremos. Dios toma una decisión que cambiaría el destino del pueblo.

Un Dios jardinero

En el inicio del Génesis, la narración muestra a Dios creando el universo. Después de haber hecho al hombre, Dios se detiene a plantar un jardín para colocar allí a su criatura, modelada por sus manos con arcilla y vivificada con amor por el soplo de sus labios. Todo un artesano que toma cuidado de su obra de arte y la dispone para que se multiplique, llene la tierra y la ponga bajo su dominio.
Artículo anterior
Artículo siguiente

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí