¿Qué has "sembrado" en tu corazón?

¿Qué has «sembrado» en tu corazón?

«El labrador, para participar de los frutos, debe trabajar primero.» (2 Timoteo 2.6)

¿Qué has "sembrado" en tu corazón?
Imagen provista por pexels.com/es-es/@akil-mazumder-334946

Es interesante observar cuando los labradores siembran un campo. Primero preparan el terreno con grandes máquinas que abren surcos en la tierra. Luego, a través de distintos métodos, esparcen las semillas a lo largo y a lo ancho de la superficie, cuidando que ninguna se desperdicie y que todas caigan en suelo fértil.

Sembrar es una tarea que requiere dedicación, esfuerzo y mucha fe. Porque pasará tiempo antes de que las semillas germinen, crezcan y den fruto. Los sembradores saben que si realizan bien todo el proceso, lograrán cosechar lo que hayan sembrado.

En la vida pasa algo similar: cosecharemos lo que hayamos sembrado. Por eso, debemos prestar mucha atención a todo lo que hacemos y decimos de manera que sembremos…

…palabras de afecto hacia los demás;

…gratitud en lugar de queja;

…perdón en vez de rencor;

…actitudes que nos hagan mejores personas;

…optimismo en lugar de tristeza;

…pensamientos puros que nos ayuden a vivir.

Si queremos alcanzar las metas y realizarnos en la vida, aprendamos a sembrar en nuestro corazón los valores y principios que enseña la Biblia. Cultivemos una relación diaria con Dios y aprovechemos cada oportunidad para crecer en la fe.

Quizás al principio no nos demos cuenta de los cambios, pero si persistimos y tenemos fe, ¡lograremos cosechar una vida plena!

Sumérgete: Dediquemos cada día unos minutos para evaluar nuestro corazón. ¿Es terreno fértil para recibir los consejos que Dios nos da en la Biblia? Pidámosle a Dios que siembre en nosotros todo lo que él desea para nuestra vida.

Más artículos para crecer en la fe y conocimiento de la Biblia: haz clic aquí

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio