spot_img

Sentimientos engañosos

Compártelo:

«…ni tampoco presentéis vuestros miembros al pecado como instrumentos de iniquidad, sino presentaos vosotros mismos a Dios como vivos de entre los muertos, y vuestros miembros a Dios como instrumentos de justicia.» (Romanos 6.13).

¡Roxana se había enamorado de Marcelo!

Lo había conocido días atrás en la fiesta de cumpleaños de una amiga. En un momento, él se acercó y le pregunto cómo se llamaba. ¡El corazón de Roxana latía muy rápido! ¡Un muchacho guapísimo se había fijado en ella!

Esa noche no dejaron de conversar, intercambiaron sus teléfonos y acordaron verse de nuevo. ¡Al día siguiente Marcelo la llamó para invitarla a dar un paseo!

Roxana estaba tan alegre que deseaba que todos lo supieran. ¡Estaba ilusionada con ser la novia de alguien como él y, al parecer, faltaba poco para lograrlo! Pasaban los días y todo marchaba «color de rosa»: dialogaban, se divertían, iban al cine…

Pero a los quince días, Marcelo puso una condición para seguir saliendo: quería una «prueba de amor». En otras palabras, tener relaciones sexuales con ella.

¡Roxana no podía creerlo! ¡Todo lo que había soñado desapareció de su mente como por arte de magia! ¡Marcelo era igual a otros chicos con los que había salido antes!

Finalmente, y a pesar de que estaba enamorada, decidió decirle que no. ¿Qué pasó con Marcelo? ¡Nunca más supo de él!

En la vida conoceremos personas cuyas palabras no serán sinceras, pues detrás de ellas se esconderán otras intenciones. Preparémonos. Abramos bien los ojos. Pensemos. Miremos la conducta de la gente. ¡Jamás permitamos que nadie nos engañe ni robe nuestra juventud, alegría y pureza!

Sumérgete: Los sentimientos pueden llegar a ser engañosos, ¿no es cierto? Disfrutémoslos siempre bajo la guía de la voluntad, es decir, considerando las decisiones que hayamos tomado de antemano.

.

━ Popular

¿Conoces tu origen?

«Respondió Jesús y les dijo: Aunque yo doy testimonio acerca de mí mismo, mi testimonio es verdadero, porque sé de dónde he venido y a dónde voy.

¿Por qué nos conocerán?

«Porque cada árbol se conoce por su fruto; pues no se cosechan higos de los espinos, ni de las zarzas se vendimian uvas.» (Lucas 6.44)

Lección 1 – Buen trato a las viudas

https://youtu.be/5H_fybFLB90 Esta lección tiene como propósito, comprometer a los participantes a que tengan buen trato y protección a las mujeres solas, viudas y desamparadas. Este libro...

¿Quién está dirigiendo tu vida?

«Te haré entender, y te enseñaré el camino en que debes andar; sobre ti fijaré mis ojos.» (Salmos 32.8) Cuenta la leyenda que Beethoven, el...

182 La estrella que guió hasta la cuna

El nacimiento de Jesús fue un acontecimiento tan importante que aún en las estrellas hubo una que destaca, anunciando que el salvador ya había nacido.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí